Publicado: 2011-03-03 09:35:58

Norma Internacional de Contabilidad Nº 32 (NIC 32)

Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar.

NORMA INTERNACIONAL DE CONTABILIDAD Nº 32 (NIC 32)
(Revisada en 1998)
Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar
En marzo de 1995, el Consejo del IASC aprobó la NIC 32, Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar.
En diciembre de 1998, el Consejo del IASC aprobó la NIC 39, Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición, junto con los siguientes cambios en la NIC 32:
(a) Párrafo 5 - añadiendo los requisitos exigidos para que los contratos sobre mercancías sean tratados contablemente como instrumentos financieros;
(b) Párrafo 5 - en el que se elabora el concepto de pasivo financiero (una empresa puede tener una obligación contractual que puede cancelar bien por medio de pago con activos financieros o mediante la entrega de sus propias acciones como si fueran pasivos financieros);
(c) Párrafo 43A - incluyendo un nuevo requisito relativo a la información a revelar sobre los objetivos y políticas concernientes a la gestión de riesgos financieros.
(d) Párrafo 52 - suprimiendo la primera frase.
(e) Párrafo 81 - eliminando el ajuste por los costos de transacción en la determinación del valor razonable; y
(f) Párrafo 83 - con una pequeña clarificación de la redacción, que no representa un cambio importante en el contenido.
La NIC 39 tiene vigencia para los estados financieros que cubran periodos iniciados en o después del 1 de enero del 2001. Su aplicación anterior esta permitida hasta el principio del periodo que termine con posterioridad a la entrada en vigor de la NIC 39 (15 de marzo de 1999). Los cambios efectuados en la NIC 32, por la NIC 39, tendrán vigencia en el momento que la empresa aplique la NIC 39.
Se han emitido dos Interpretaciones SIC que tienen relación con la NIC 32, se trata de las siguientes:
• SIC-5, Clasificación de Instrumentos Financieros - Cláusulas de Pago Contingentes, y
• SIC-16, Capital en Acciones - Recompra de Instrumentos de Capital Emitidos por la Empresa (Acciones en Cartera) 
ÍNDICE
 Párrafos
Objetivo 
Alcance 1-4
Definiciones 5-17
Presentación 18-41
Pasivos y  patrimonio neto 18-22
Clasificación, por parte del emisor, de los instrumentos compuestos 23-29
Intereses, dividendos, pérdidas y ganancias 30-32
Compensación de activos financieros con pasivos financieros 33-41
Información a revelar 42-94
Información a revelar acerca de las políticas de gestión del riesgo 43-46
Plazos, condiciones y  políticas contables 47-55
Riesgo de tasa de interés 56-65
Riesgo de crédito 66-76
Valor razonable 77-87
Activos financieros  medidos contablemente por encima de su valor razonable 88-90
Coberturas anticipadas de transacciones futuras 91-93
Otras informaciones a revelar 94
Disposición transitoria 95
Fecha de vigencia 96
Apéndice 
Ejemplos de aplicación de la Norma A1-A27
Definiciones A3-A17
Pasivos y  patrimonio neto A18-A24
Compensación de activos financieros con pasivos financieros A25
Presentación e información a revelar A26-A27
Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar
La parte normativa de este Pronunciamiento, que aparece en letra cursiva negrita, debe ser entendida en el contexto de las explicaciones y guías relativas a su aplicación, así como en consonancia con el Prólogo a las Normas Internacionales de Contabilidad. No se pretende que las Normas Internacionales de Contabilidad sean de aplicación en el caso de partidas no significativas (véase el párrafo 12 del Prólogo).
OBJETIVO
La naturaleza dinámica de los mercados financieros internacionales ha provocado el uso generalizado de una amplia variedad de instrumentos financieros, desde los instrumentos primarios tradicionales, tales como bonos, hasta las diversas formas de instrumentos derivados, tales como permutas de tasas de interés. El objetivo de esta Norma es mejorar la comprensión que los usuarios de los estados financieros tienen sobre el significado de los instrumentos financieros, se encuentren reconocidos dentro del balance de situación general o en notas complementarias, para la posición financiera, resultados y flujos de efectivo de la empresa.
La Norma prescribe ciertos requisitos a seguir para la contabilización de los instrumentos financieros dentro del balance de situación general, e identifica la información a revelar que debe ser suministrada acerca de los instrumentos contabilizados (reconocidos) y de los instrumentos fuera del balance general (no reconocidos). La normativa sobre contabilización se refiere a la clasificación de los instrumentos financieros como pasivos o como patrimonio neto; de los intereses, dividendos, pérdidas y ganancias relacionados con ellos, así como de las circunstancias bajo las cuales los activos y los pasivos financieros deben ser objeto de compensación. La normativa referente a la información a revelar se refiere a la descripción de factores que afectan al importe, fecha de aparición y certidumbre de los flujos futuros de la empresa relacionados con instrumentos financieros, así como a las políticas contables aplicadas a dichos instrumentos. Además, la Norma aconseja a las empresas dar información acerca de la naturaleza e importancia del uso de instrumentos financieros, los propósitos para los que se usan, los riesgos asociados con ellos y las políticas que la empresa utiliza para controlar tales riesgos.
ALCANCE
1. Esta Norma debe ser aplicada al presentar y revelar información sobre cualquier tipo de instrumento financiero, ya esté reconocido en el balance de situación general o no, salvo en los casos siguientes:
(a) inversiones en subsidiarias, tal como se definen en la NIC 27, Estados Financieros Consolidados y Contabilización de las Inversiones en Subsidiarias;
(b) inversiones en empresas asociadas, tal como se definen en la NIC 28, Contabilización de las Inversiones en Empresas Asociadas;
(c) Inversiones en negocios conjuntos, tal como se definen en la NIC 31, Información Financiera de los Intereses en Negocios Conjuntos;
(d) obligaciones de los empleadores y de los planes de todo tipo para conceder beneficios post-empleo a los trabajadores, incluidos los planes de pensiones por jubilación, tal como se describen en la NIC 19, Beneficios a los empleados, y en la NIC 26, Contabilización e Información Financiera sobre Planes de Beneficios por Retiro;
(e) obligaciones de los empleadores derivadas de las opciones sobre compra de acciones, así como de los planes de compra de acciones para los empleados, y
(f) obligaciones derivadas de los contratos de seguro.
2. Aunque esta Norma no es de aplicación a las inversiones que una empresa tenga en sus subsidiarias, es aplicable a todos los instrumentos financieros incluidos en los estados financieros consolidados de la controladora, con independencia de si tales instrumentos se han emitido o comprado por parte de la controladora o de la subsidiaria. De forma similar, esta Norma resulta de aplicación a los instrumentos financieros emitidos o comprados por un negocio conjunto, e incluidos en los estados financieros de cualquiera de los copartícipes, ya sea directamente o a través de la consolidación proporcional.
3. Para los propósitos de esta Norma, un contrato de seguro es un acuerdo que expone al asegurador a riesgos definidos de pérdida por sucesos o circunstancias ocurridos o descubiertos a lo largo de un periodo determinado, incluyendo muerte (en el caso de pagos periódicos, supervivencia del asegurado), enfermedad, discapacidad, daños en inmuebles, daños a terceros o interrupción de la actividad de la empresa. No obstante, se aplicarán las disposiciones de esta Norma cuando el instrumento financiero, aunque tome la forma de un contrato de seguro, implique fundamentalmente la transferencia de riesgos financieros (véase el párrafo 43), lo que sucede, por ejemplo, con algunos tipos de reaseguro financiero o con contratos de inversiones de rendimiento garantizado emitidos tanto por compañías de seguros como por otras empresas. Se aconseja, a las empresas que posean obligaciones derivadas de contratos de seguros, a considerar la conveniencia de aplicar las disposiciones de esta Norma al presentar en los estados financieros y revelar en las notas información relativa a tales compromisos.
4. Algunas otras Normas Internacionales de Contabilidad, específicas para ciertos tipos de instrumentos financieros, contienen disposiciones adicionales respecto a la presentación en los estados financieros y la información a revelar en notas sobre los mismos. Por ejemplo, la NIC 17, Arrendamientos, y la NIC 26, Contabilización e Información Financiera sobre Planes de Beneficio por Retiro, incorporan requisitos específicos de presentación y revelación de información referentes a los arrendamientos financieros y a las inversiones procedentes de los planes de pensiones. Además, son de aplicación a los instrumentos financieros las disposiciones contenidas en otras Normas Internacionales de Contabilidad, particularmente lo contenido en la NIC 30, Informaciones a Revelar en los Estados Financieros de los Bancos e Instituciones Financieras Similares.
DEFINICIONES
5. Los siguientes términos se usan, en el presente Pronunciamiento, con el significado que a continuación se especifica:
Un instrumento financiero es un contrato que da lugar, simultáneamente, a un activo financiero en una empresa y a un pasivo financiero o un instrumento de capital en otra empresa.
Los contratos sobre mercancías, que dan a una cualquiera de las partes el derecho de cancelar la operación en efectivo o por medio de otro instrumento financiero cualquiera deben ser tratados contablemente como si fueran instrumentos financieros, con la excepción de los contratos de mercancías que: (a) se iniciaron, y todavía continúan, con la intención de cumplir con las exigencias impuestas por una venta, una compra o una utilización que la empresa espera, (b) desde su comienzo fueron señalados para tales propósitos, y (c) se espera cancelar mediante la entrega física de los bienes.
Un activo financiero es todo activo que posee una cualquiera de las siguientes formas:
(a) efectivo;
(b) un derecho contractual a recibir efectivo u otro activo financiero por parte de otra empresa;
(c) un derecho contractual a intercambiar instrumentos financieros con otra empresa, en condiciones que son potencialmente favorables, o
(d) un instrumento de capital de otra empresa.
Un pasivo financiero es un compromiso que supone una obligación contractual:
(a) de entregar dinero u otro activo financiero a otra empresa, o
(b) de intercambiar instrumentos financieros con otra empresa, bajo condiciones que son potencialmente desfavorables.
Una empresa puede tener una obligación contractual que puede cancelar bien por medio de pago con activos financieros o mediante la entrega de sus propias acciones. En tal caso, si el número de acciones propias exigidas para cancelar la obligación se modifica con los cambios en el valor razonable de las mismas, de manera que el valor razonable total de las acciones entregadas sea igual al importe de la obligación contractual a satisfacer, el tenedor de la obligación no está expuesto al riesgo de pérdidas o ganancias por fluctuaciones en el valor de las acciones. Tal obligación debe ser contabilizada como si fuera un pasivo financiero por parte de la empresa deudora.
Un instrumento de capital es cualquier contrato que ponga de manifiesto intereses en los activos netos de una empresa, una vez han sido deducidos todos sus pasivos.
Son activos y pasivos financieros de carácter monetario (también denominados instrumentos financieros monetarios), los activos y pasivos financieros a recibir o pagar en forma de importes fijos o determinables de dinero.
Valor razonable es el importe por el cual puede ser intercambiado un activo entre un comprador y un vendedor experimentados, o puede ser cancelada una obligación entre un deudor y un acreedor con experiencia, que realizan una transacción libre.
Valor de mercado es la cantidad que se puede obtener por la venta, o que se puede pagar por la adquisición, de un instrumento financiero en un mercado activo.
6. En esta Norma, los términos "contrato" o "contractual" hacen referencia a un acuerdo entre dos o más partes que produce, a las partes implicadas, claras consecuencias económicas que tienen poca o ninguna capacidad de evitar, ya que el cumplimiento del acuerdo es exigible legalmente. Los contratos, y por tanto los instrumentos financieros asociados, pueden tomar una gran variedad de formas, y no precisan ser fijados por escrito.
7. Para los propósitos de la definición del párrafo 5, el término "empresa" hace referencia tanto a empresarios individuales como a formas asociativas entre empresarios, así como a sociedades legalmente establecidas y entidades gubernativas.
8. En los términos usados para definir activos y pasivos financieros, se incluyen las palabras "activo financiero" e "instrumento financiero", pero tales definiciones no son circulares. Cuando existe un derecho contractual o una obligación para intercambiar instrumentos financieros, los instrumentos correspondientes ya intercambiados dan lugar al nacimiento de activos financieros, pasivos financieros o instrumentos de capital. Es más, se puede llegar a establecer una cadena de derechos u obligaciones contractuales, pero en último extremo se desembocará en el cobro o pago de dinero, o bien en la adquisición o emisión de un instrumento de capital.
9. Entre los instrumentos financieros se incluyen tanto los instrumentos primarios, tales como cuentas a pagar, partidas por cobrar o participaciones en la propiedad de las empresas, como los instrumentos derivados, tales como opciones, futuros y contratos a plazo de tipo financiero, permutas de tasas de interés y permutas de divisas. Los instrumentos financieros derivados, estén o no reconocidos en el balance de situación general, cumplen la definición de instrumentos financieros y, por tanto, quedan sujetos a las disposiciones de esta Norma.
10. Los instrumentos financieros derivados crean derechos y obligaciones, que tienen el efecto de transferir uno o varios de los riesgos financieros, inherentes a un instrumento financiero primario subyacente, entre las partes que intervienen en la operación. Los instrumentos derivados no producen necesariamente, ni en el comienzo del contrato ni al llegar a la madurez del mismo, la transferencia del instrumento financiero primario subyacente.
11. Los activos tangibles, tales como inventarios, propiedades, planta y equipo, bienes en régimen de arrendamiento financiero y los activos intangibles, tales como patentes y marcas, no son activos financieros. El control de tales activos, sean tangibles o no, crea una oportunidad para generar entradas de efectivo u otros activos, pero no da lugar al nacimiento de un derecho presente a recibir efectivo u otros activos financieros.
12. Ciertos activos, tales como los gastos pagados por anticipado, para los cuales los beneficios económicos futuros consisten en la recepción de bienes o servicios, más que en el derecho de recibir dinero u otros activos financieros, no son activos financieros. De forma similar, partidas tales como los cobros anticipados y la mayor parte de las obligaciones en especie, no son pasivos financieros, porque la probable salida de beneficios económicos asociados con ellos consiste en la entrega de bienes o servicios, más que de dinero u otro activo financiero.
13. Los derechos u obligaciones que no son de naturaleza contractual, tales como el impuesto sobre las ganancias, que surge como resultado de una obligación legal impuesta por el gobierno, no constituyen activos ni pasivos financieros. La contabilización del impuesto sobre las ganancias se llevará a cabo de acuerdo con la NIC 12, Impuesto sobre las Ganancias.
14. Los derechos y las obligaciones contractuales, que no impliquen la transferencia de un activo financiero, caen fuera del alcance de la definición de instrumento financiero. Por ejemplo, algunos derechos (obligaciones) contractuales, tales como los que surgen en un contrato de futuros sobre mercancías, pueden ser cancelados sólo mediante la recepción (entrega) de activos no financieros. De forma similar, los derechos (obligaciones) contractuales tales como los que nacen en un arrendamiento operativo para el uso de un activo material, pueden únicamente ser cancelados mediante la recepción (prestación) de servicios. En ambos casos, el derecho contractual de una de las partes a recibir un activo o un servicio no financiero, y la correspondiente obligación de la otra parte, no establecen un derecho o una obligación presente, para las partes, de recibir, entregar o intercambiar un activo financiero.
15. La posibilidad de ejercitar un derecho contractual, o la exigencia de satisfacer una obligación contractual, puede ser absoluta, o bien puede depender de la ocurrencia de un evento futuro. Por ejemplo, un aval financiero establece un derecho contractual, por parte del prestamista, a recibir dinero del avalista, y a la vez establece una obligación para el avalista de pagar al prestamista, si el prestatario no hace el reembolso. El derecho y la obligación contractuales existen por causa de una transacción o evento ocurrido en el pasado (la prestación del aval), incluso cuando la posibilidad por parte del prestamista de ejercitar su derecho, y la exigencia para el avalista de cumplir con su obligación, sean ambas de carácter contingente, dependiendo de un futuro acto de impago por parte del prestatario. Un derecho o una obligación de tipo contingente, cumplen la definición de activo financiero y de pasivo financiero, incluso aunque muchos de tales activos y pasivos no cumplan las condiciones para su reconocimiento como elementos de los estados financieros.
16. La obligación, por parte de la empresa, de emitir o entregar sus propios instrumentos de  capital, como es el caso de las opciones o los compromisos de emisión de acciones, es en sí misma un instrumento de capital, no un pasivo financiero, ya que la empresa no está obligada a entregar dinero u otro activo financiero. De forma similar, el costo incurrido por un empresa para comprar el derecho a rescatar sus propios instrumentos de capital en poder de terceros, constituye una reducción de su patrimonio neto, nunca un activo financiero.(1)
(1) Véase también la Interpretación SIC - 16, Capital en Acciones - Recompra de Instrumentos de Capital Emitidos por la Empresa (Acciones en Cartera).
17.  Los intereses minoritarios que aparecen en el balance general consolidado de una empresa, tras consolidar una subsidiaria, no son ni pasivos financieros ni instrumentos de capital para la empresa. En los estados consolidados, la empresa presenta los intereses de terceros en el patrimonio neto, y en las ganancias netas de sus subsidiarias, de acuerdo con la NIC 27, Estados Financieros Consolidados y Contabilización de las Inversiones en Subsidiarias. De conformidad con lo anterior, un instrumento financiero clasificado como instrumento de capital por una determinada subsidiaria, se eliminaría con los que tiene la controladora, o se presentaría en el balance consolidado como intereses minoritarios, separados del patrimonio neto correspondiente a los accionistas de la controladora. Un instrumento financiero, clasificado como pasivo financiero por una subsidiaria, permanecería como tal en el balance consolidado confeccionado por la controladora, a no ser que procediera su eliminación en el caso de reflejar una operación intragrupo. El tratamiento contable, por parte de la controladora, en los estados consolidados, no afecta al criterio de presentación, por parte de la subsidiaria, de sus propios estados financieros.
PRESENTACIÓN
Pasivos y patrimonio neto
18. El emisor de un instrumento financiero debe clasificarlo, desde el momento en que lo reconoce por primera vez, ya sea en su totalidad o en cada una de sus partes integrantes, como de pasivo o de capital, de conformidad con la esencia del acuerdo contractual y con las definiciones de pasivo financiero y de instrumento de capital.(2)
(2) Véase también la Interpretación SIC-5, Clasificación de Instrumentos Financieros - Cláusulas de Pago Contingentes.
19. Es la esencia económica de un instrumento financiero, por encima de su forma legal, la que ha de guiar la clasificación que el emisor debe darle en el balance de situación general. Si bien la sustancia y la forma suelen habitualmente coincidir, no siempre son iguales. Por ejemplo, algunos instrumentos financieros toman la forma legal de instrumentos de capital pero son, en esencia, pasivos; así como otros pueden combinar ciertas características asociadas con instrumentos de capital y algunas otras asociadas con pasivos financieros. La clasificación de un determinado instrumento se hace sobre la base de una evaluación de su contenido sustancial, cuando se reconoce por primera vez. Esta clasificación se mantiene en cada fecha en que se presenten estados financieros hasta que el instrumento desaparezca como elemento patrimonial de la empresa.
20. Al diferenciar un pasivo financiero de un instrumento de capital, la característica clave es la existencia de una obligación contractual, que recae sobre una de las partes implicadas en el instrumento financiero (el emisor), consistente en entregar dinero u otro instrumento financiero a la otra parte (el tenedor), bajo condiciones que son potencialmente desfavorables para el emisor. Cuando tal obligación contractual existe, el instrumento cumple la definición de pasivo financiero, con independencia de la manera en la que sea cancelada la obligación contractual. Una eventual restricción, sobre la posibilidad que el emisor tiene de satisfacer la obligación, tal como la falta de acceso a divisas o la necesidad de obtener aprobación para el pago por parte de una autoridad reguladora, no anula la obligación del emisor ni el derecho del tenedor con respecto al instrumento financiero en cuestión.
21. Cuando un instrumento financiero no da lugar a la obligación contractual, por parte del emisor, de entregar dinero u otro activo financiero, o bien de intercambiarlo por otro instrumento financiero en condiciones que le son potencialmente desfavorables, se trata de un instrumento de capital. Aunque el comprador de un instrumento de capital puede tener derecho a recibir una proporción de los eventuales dividendos u otras distribuciones de partidas del patrimonio neto, el emisor no tiene la obligación contractual de llevar a cabo tales distribuciones.
22. Cuando una acción preferida, en sus condiciones de emisión, prevé su recompra obligatoria por parte del emisor, en condiciones de importe y fecha prefijados, o perfectamente determinables, o bien da al tenedor el derecho de exigir, frente al emisor, el rescate en o a partir de una fecha, por un importe fijo o determinable, el instrumento cumple la definición de pasivo financiero, y se clasifica como tal en el balance de situación general. Una acción preferida que no establece explícitamente tal obligación contractual, puede sin embargo hacerlo indirectamente a través de ciertos plazos y condiciones. Por ejemplo, una acción preferida, que no contemple la recompra obligatoria o la recompra a voluntad del tenedor, puede sin embargo incorporar el derecho a un dividendo obligatorio creciente, de manera que, en un futuro predeterminado, el rendimiento por dividendos puede estar programado en una tasa tan alta que el emisor se vea impelido, por razones económicas, a recomprar el instrumento. En tales circunstancias, la clasificación como pasivo financiero es la apropiada, porque el emisor tiene poca o ninguna discrecionalidad para evitar la recompra del citado instrumento. De forma similar, si un instrumento financiero calificado como acción da al tenedor la opción de exigir su recompra cuando ocurra un evento cuya probabilidad es alta, la clasificación, desde el mismo momento de su emisión como pasivo financiero, reflejará la esencia del mencionado instrumento.
Clasificación, por parte del emisor, de los instrumentos compuestos
23. El emisor de un instrumento financiero que contenga simultáneamente un elemento de pasivo y otro de capital, debe clasificar cada parte del instrumento por separado, de acuerdo con lo establecido en el párrafo 18.
24. La Norma exige presentar por separado, en el seno del balance de situación general del emisor, los elementos de pasivo y de patrimonio neto creados a partir de un único instrumento financiero. Puesto que, normalmente, el hecho de que el elemento de pasivo y el de patrimonio hayan sido creados en un solo instrumento, es un asunto más de forma que de fondo, puesto que podría haber utilizado dos o más instrumentos independientes, la situación financiera del emisor quedará representada más fielmente presentando por separado, y de acuerdo con su naturaleza, los componentes de pasivo y de patrimonio contenidos en el instrumento financiero compuesto.
25. Para propósitos de presentación del balance de situación general, el emisor reconocerá por separado las partes componentes de un instrumento financiero que, simultáneamente, crea un pasivo financiero básico para el emisor, y otorga al tenedor del instrumento la opción de convertirlo en otro instrumento de capital del emisor. Un ejemplo de lo anterior son las obligaciones o instrumentos similares que son convertibles, a voluntad del tenedor, en instrumentos de capital del emisor. Desde la perspectiva del emisor, tal instrumento tiene dos componentes: un pasivo financiero (un acuerdo contractual para entregar dinero u otro activo financiero) y un instrumento de capital (una opción de adquisición, dando al tenedor, por un cierto periodo de tiempo, el derecho a convertirlo en acciones ordinarias del emisor). El efecto económico de emitir tal instrumento es, esencialmente, el mismo que si hubiera emitido, de forma simultánea, un instrumento de pasivo con una cláusula de vencimiento próximo, y un conjunto de certificados de opción para la adquisición de acciones, o bien un instrumento de pasivo que se emite junto con certificados de opción separados para la compra de acciones. De acuerdo con lo anterior, tanto en este caso como en otros similares, el emisor presentará en su balance de situación general, por separado, los elementos de deuda y los de patrimonio.
26. La clasificación de los componentes de pasivo y capital de un instrumento convertible no se revisa como consecuencia de un cambio en la probabilidad de que una opción de conversión sea ejercitada, incluso cuando el eventual ejercicio de la opción pueda parecer que se ha vuelto económicamente ventajoso para algunos tenedores. Puede ser que los poseedores del instrumento no se comporten siempre como se pudiera esperar porque, por ejemplo, las consecuencias fiscales de la conversión pueden ser diferentes entre unos y otros tenedores. Es más, las posibilidades de conversión pueden cambiar con el tiempo. La obligación, por parte del emisor, de hacer pagos futuros permanece vigente hasta que se extingue por conversión, vencimiento del instrumento o cualquier otra transacción que lo cancele.
27. Un instrumento financiero puede contener componentes que no sean, para el emisor, ni pasivos financieros ni instrumentos de capital. Por ejemplo, un determinado instrumento puede dar al poseedor el derecho a recibir en pago un activo no financiero, por ejemplo mercancías, y a la vez una opción para canjear ese derecho por acciones del emisor. El emisor reconocerá y presentará, también en este caso, el instrumento de capital (la opción de canje) por separado del componente de pasivo del instrumento compuesto. Por tanto, el criterio de separación se mantiene con independencia de que las obligaciones sean financieras o no.
 28. Esta Norma no trata de la medición de los activos o pasivos financieros, ni de la correspondiente a los instrumentos de capital, y por tanto no prescribe ningún método particular para asignar un valor en libros a los elementos de pasivo o de patrimonio, que estén contenidos en un único instrumento. Los métodos que se pueden seguir para ello son los siguientes:
(a) asignar al componente cuya medición sea menos fácil (que será a menudo el instrumento de capital el importe residual después de deducir del conjunto del instrumento el valor, determinado independientemente, del componente que es más fácilmente medible; o bien
(b) medir por separado los componentes de pasivo y de patrimonio neto y, en la medida necesaria, ajustar tales importes prorrateando la diferencia de manera que la suma de ambos iguale el valor del instrumento considerado en su conjunto.
La suma de los valores en libros asignados, en el momento del reconocimiento inicial, a los componentes de pasivo y de patrimonio del instrumento financiero será igual al valor en libros que tendría el instrumento en su conjunto. Por tanto, no se derivan ni ganancias ni pérdidas del reconocimiento y presentación, por separado, de los componentes del instrumento en cuestión.
29. Utilizando el primero de los métodos de medición descritos en el párrafo 28, el emisor de una obligación convertible en acciones ordinarias determina, en primer lugar, el valor en libros del pasivo financiero descontando la corriente de pagos futuros, compuesta de intereses y principal, a la tasa vigente en el mercado para obligaciones similares que no tengan asociado el componente de convertibilidad. A continuación, puede determinar el valor del instrumento de capital, representado por la opción de conversión en acciones, deduciendo el valor en libros, hallado para el pasivo financiero, del importe total del instrumento considerado en su conjunto. Por el contrario, utilizando el segundo de los métodos, el emisor determinará el valor de la opción directamente, ya sea por referencia al valor razonable de una opción similar, en caso de que exista, o usando un modelo de determinación de precios de opciones. El valor hallado para cada componente es ajustado, a continuación, prorrateando en la medida necesaria para asegurar que la suma de los valores, asignados a uno y otro componente, iguala el importe de la contrapartida recibida a cambio de una obligación convertible.
Intereses, dividendos, pérdidas y ganancias
30. Los intereses, dividendos, pérdidas y ganancias relativas a un instrumento clasificado como pasivo financiero, o a una de sus partes integrantes, deben ser calificados en el estado de resultados como gastos o ingresos. Las distribuciones hechas a los tenedores de un instrumento financiero clasificado como de capital deben ser adeudadas, por parte del emisor, directamente contra el patrimonio neto.
31. La clasificación concreta de cada instrumento financiero en el balance de situación general determina si los intereses, dividendos, pérdidas o ganancias relativas al mismo, se han de considerar como gastos o ingresos al presentar el estado de resultados. Así, los pagos de dividendos de acciones clasificadas como pasivos financieros se registran como gastos, de la misma forma que se haría con los intereses de las obligaciones, y se presentan como tales gastos en el estado de resultados. De manera similar, las pérdidas y ganancias asociadas con la recompra o refinanciación de instrumentos clasificados como pasivos financieros, se registran y presentan en el estado de resultados, mientras que las que proceden del rescate de instrumentos clasificados como de capital se registran y presentan como movimientos en las partidas del patrimonio neto.
32. Los dividendos clasificados como gastos pueden ser presentados, en el estado de resultados, bien como el resto de los intereses de otras deudas, bien como partidas separadas. La presentación de los intereses y dividendos está sujeta a lo establecido en la NIC 1, Presentación de Estados Financieros, en la NIC 30, Informaciones a Revelar en los Estados Financieros de los Bancos e Instituciones Financieras Similares y en la NIC 39, Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición. En ciertas circunstancias, debido a las diferencias significativas entre intereses y dividendos en materias tales como la deducibilidad fiscal, puede ser deseable presentar por separado las dos rúbricas en el estado de resultados. La presentación de las partidas que reflejan el efecto impositivo se hace de acuerdo con la NIC 12, Impuesto sobre las Ganancias.
Compensación de activos financieros con pasivos financieros
33. Un activo financiero y un pasivo financiero deben ser objeto de compensación, de manera que se presente en el balance de situación general el importe neto, siempre que la empresa:
(a) tenga el derecho, exigible legalmente, de compensar los importes reconocidos en los citados instrumentos, y
(b) tenga la intención de pagar la cantidad neta, o de realizar el activo y, de forma simultánea, proceder al pago del pasivo.
34. Esta Norma exige la presentación de los activos y pasivos financieros compensados entre sí, cuando ello sea reflejo de los flujos de efectivo esperados por la entidad al liquidar dos o más instrumentos financieros separados. Cuando la empresa tiene el derecho de recibir o pagar un único importe, y tiene además la intención de hacerlo así, posee efectivamente un único activo o pasivo financiero, respectivamente. En cualquier otro caso, los activos y los pasivos financieros se presentarán por separado unos de otros, dentro de las clasificaciones que resulten consistentes con las características que, como recursos u obligaciones, tengan para la empresa.
35. El hecho de compensar un activo financiero reconocido con un pasivo financiero reconocido, presentando el importe neto de ambos, no equivale a dejar de reconocer el activo o el pasivo financiero. Mientras la compensación no da lugar a reconocer pérdidas o ganancias, el hecho de dejar de reconocer un instrumento financiero no sólo implica la desaparición de la partida previamente reconocida en el balance de situación general, sino también puede dar lugar al reconocimiento de una ganancia o una pérdida.
36. La posibilidad de compensar es un derecho que la ley puede otorgar al deudor, adquirido por contrato o por otro medio distinto, que le faculta a pagar, o eliminar de otra forma, la totalidad o una parte de la cantidad debida al acreedor, mediante reducción de la cantidad que éste le adeuda en virtud de un instrumento diferente. En circunstancias excepcionales, el deudor puede tener el derecho por ley a compensar una cantidad que le adeuda un tercero con el importe que debe al acreedor, suponiendo que exista un acuerdo entre las tres partes que establezca claramente el derecho del deudor para hacer tal compensación. Puesto que el derecho a compensar es de naturaleza jurídica, las condiciones en que se apoya tal derecho pueden variar de una jurisdicción a otra, y por eso debe tenerse cuidado al determinar qué legislación cabe aplicar a las relaciones entre las partes implicadas.
37. La existencia de un derecho efectivo a compensar un activo y un pasivo financiero, afectará al conjunto de derechos y obligaciones asociados con los activos y los pasivos financieros correspondientes, y puede afectar significativamente al nivel de exposición, por parte de la empresa, a los riesgos de crédito y de liquidez. No obstante, la existencia del derecho, por sí misma, no es una causa suficiente para la compensación. Si se carece de intención, ya sea para ejercitar el derecho o para liquidar simultáneamente las dos posiciones, no resultarán afectados ni el importe ni la fecha de aparición de los futuros flujos de efectivo en la empresa derivados de ambos instrumentos. Sin embargo, cuando la empresa tiene intención de ejercitar el derecho o de liquidar simultáneamente, la presentación en términos netos refleja más apropiadamente el importe y fecha de aparición de los flujos de efectivo esperados en el futuro, así como los riesgos a que tales flujos están sometidos. La intención, ya sea de una o ambas partes, de liquidar en términos netos, sin el correspondiente derecho para hacerlo, no es suficiente para justificar la compensación, puesto que los derechos y las obligaciones asociados con el activo financiero o el pasivo financiero, individualmente considerados, permanecen inalterados.
38. Las intenciones de la empresa, respecto a la liquidación de activos y pasivos concretos, pueden estar influidas por sus prácticas comerciales habituales, por las exigencias de los mercados financieros o por otras circunstancias, que pueden limitar la posibilidad de liquidar o no liquidar simultáneamente los instrumentos. Si una empresa tiene el derecho de compensar, pero no tiene intención de liquidar en términos netos, o de realizar el activo y pagar el pasivo de forma simultánea, el efecto de tal derecho en la exposición de la empresa al riesgo de crédito se presentará de acuerdo con lo establecido en el párrafo 66.
39. La liquidación simultánea de dos instrumentos financieros puede hacerse, por ejemplo, a través de operaciones de compensación en mercados organizados o mediante canje de documentos acreditativos. En tales circunstancias, los flujos de efectivo serán, efectivamente, equivalentes a una única cantidad neta, y no existe exposición al riesgo de crédito o de liquidez. En otras circunstancias, la empresa puede liquidar dos instrumentos mediante cobros y pagos independientes, resultando así expuesta al riesgo de crédito por el importe total del activo o al riesgo de liquidez por el importe total del pasivo. Tales exposiciones al riesgo pueden ser significativas, aunque tengan una duración relativamente breve en el tiempo. De acuerdo con lo anterior, se considera que la realización de un activo financiero es simultánea con la cancelación de un pasivo financiero, sólo cuando las transacciones ocurren en el mismo momento.
40. No se satisfacen, por lo general, las condiciones establecidas en el párrafo 33, y por tanto es usualmente inapropiado realizar compensaciones cuando:
(a) se utilizan varios instrumentos financieros diferentes para emular las características de un único instrumento financiero (por ejemplo en el caso de los "instrumentos sintéticos");
(b) los activos y los pasivos financieros surgen a partir de instrumentos financieros que tienen, en su origen, el mismo grado de exposición al riesgo, pero implican a terceros que son diferentes (por ejemplo, activos y pasivos en una misma cartera de contratos financieros a plazo u otros instrumentos derivados);
(c) los activos, financieros o no, se utilizan como garantías que cubren pasivos financieros que suponen obligaciones no revocables;
(d)  activos financieros que han sido depositados por un deudor con la intención de liberarse de una obligación, pero que no han sido aceptados por el acreedor como forma de pago de la misma (por ejemplo un acuerdo de constituir un fondo de amortización de un préstamo);
(e) deudas incurridas como resultado de sucesos que han dado lugar a pérdidas, cuyos importes se espera recuperar de un tercero como consecuencia de una reclamación hecha en virtud de una póliza de seguro.
41. La empresa que suscribe varias transacciones de instrumentos financieros con una sola contraparte puede entrar en un "acuerdo básico de compensación" con ella. Tal acuerdo contempla una única liquidación, por compensación, de todos los instrumentos financieros acogidos al mismo en caso de impago o de terminación de cualquiera de los contratos. Este tipo de acuerdos son usados, habitualmente, por instituciones financieras para suministrar protección contra pérdidas, ya sea en caso de insolvencia o en otras situaciones que imposibiliten a la otra parte para cumplir con sus obligaciones. Un acuerdo básico de compensación, por lo general, crea un derecho a compensar que se convierte en exigible, y por tanto afecta a la realización o liquidación de activos y pasivos financieros individuales, sólo cuando se dan determinadas situaciones de insolvencia o en otras circunstancias anormales dentro del curso ordinario de las actividades de la empresa. Un acuerdo básico de compensación no cumple las condiciones para compensar instrumentos a menos que se satisfagan los dos criterios del párrafo 33. Por ello, cuando los activos y pasivos financieros sujetos al citado acuerdo no han sido objeto de compensación, se informa del efecto del mismo en el grado de exposición de la empresa al riesgo de crédito, de acuerdo con lo establecido en el párrafo 66.
INFORMACIÓN A REVELAR
42. El propósito de la información a revelar, exigida por esta Norma, es suministrar los datos que puedan mejorar la comprensión del significado de los instrumentos financieros, ya estén dentro o fuera del balance de situación general, en la posición financiera de la empresa, de su actividad y de sus flujos de efectivo, ayudando a evaluar los importes, fechas de aparición y certidumbre de los flujos de efectivo futuros asociados con tales instrumentos. Además de suministrar información acerca de las operaciones y saldos de cada instrumento financiero en particular, se aconseja a las empresas que suministren también una descripción de la amplitud con que se utilizan los instrumentos financieros, los riesgos asociados a ellos y los propósitos para los que se tienen en la empresa. La discusión de las políticas de la costo para controlar los riesgos asociados a los instrumentos financieros, cubriendo extremos tales como la política de cobertura de la exposición al riesgo, la ausencia de concentraciones de riesgo indebidas o la exigencia de garantías para mitigar los riesgos de crédito, proporcionan una valiosa perspectiva adicional que es independiente de los instrumentos específicos vigentes en un momento en particular. Algunas empresas facilitan esta información en forma de un conjunto de comentarios que acompañan a los estados financieros, y no como parte de los propios estados financieros.
43. Las operaciones con instrumentos financieros pueden llevar a que la empresa asuma o transfiera, a un tercero, uno o varios de los tipos de riesgo que se describen a continuación. La revelación de la información requerida suministra, a los usuarios de los estados financieros, datos que les ayudan a la hora de evaluar la cantidad de riesgo relacionado con los instrumentos financieros, hayan sido reconocidos o no en el balance de situación general.
(a) Riesgo de precio - Existen tres tipos de riesgos de precio: el riesgo de tasa de cambio, el riesgo de tasa de interés y el riesgo de mercado.
(i) El riesgo de tasa de cambio consiste en que el valor de un instrumento financiero pueda fluctuar como consecuencia de variaciones en las cotizaciones de las monedas.
(ii) El riesgo de tasa de interés consiste en que el valor de un instrumento financiero pueda fluctuar como consecuencia de cambios en las tasas de interés en el mercado.
(iii) El riesgo de mercado consiste en que el valor de un instrumento financiero pueda fluctuar como consecuencia de cambios en los precios de mercado, ya estén causados tales cambios por factores específicos relativos al título en particular, o por factores que afectan a todos los títulos negociados en ese mercado.
Con el término "riesgo de precio" se hace referencia no sólo a las pérdidas latentes, sino también a las ganancias potenciales.
(b) Riesgo de crédito - Es el riesgo de que una de las partes del instrumento financiero falle al cumplir sus obligaciones y produzca, en la otra parte, una pérdida financiera.
(c) Riesgo de liquidez - También llamado riesgo de financiación, que es el riesgo de que la empresa encuentre dificultades al obtener los fondos con los que cumplir compromisos asociados a los instrumentos financieros. El riesgo de liquidez puede ser el resultado de la incapacidad para vender un activo rápidamente y obtener del mismo un importe cercano a su valor razonable.
(d) Riesgo de flujo de efectivo - Es el riesgo de que los flujos de efectivo asociados con un instrumento financiero monetario puedan fluctuar en su importe. En el caso de un instrumento de pasivo a interés variable, por ejemplo, tales fluctuaciones se producen a consecuencia de los cambios en la tasa efectiva de interés del instrumento financiero, normalmente sin que haya surgido un cambio en su valor razonable.
Información a revelar acerca de las políticas de gestión del riesgo
43A. La empresa debe describir los objetivos y políticas concernientes a la gestión de los riesgos financieros, incluyendo también su política respecto a la cobertura, desglosada para cada uno de los tipos principales de transacciones previstas para los que se utilice la contabilización de las coberturas.
44. La normativa no prescribe ni el formato de la información a revelar, ni su colocación dentro de los estados financieros. Con respecto a los instrumentos financieros reconocidos, puesto que la información exigida se presenta dentro del balance de situación general, no es necesario repetir la misma en las notas de la memoria. Sin embargo, con respecto a los instrumentos financieros que no han sido objeto de reconocimiento, las notas o los cuadros suplementarios son las modalidades principales de revelar la información. Estas revelaciones pueden suministrarse mediante una combinación de descripciones narrativas y datos cuantitativos específicos, según resulte apropiado a la naturaleza del instrumento y a su significado para la empresa.
45. La determinación del nivel de detalle de la información a revelar, relativa a cada instrumento financiero en particular, es una cuestión que queda al arbitrio de la empresa, teniendo en cuenta la significación relativa a cada uno de esos instrumentos. Es necesario llegar a un equilibrio entre la tendencia de sobrecargar los estados financieros con excesivos detalles, sobre los instrumentos financieros utilizados, y la tendencia a oscurecer la información importante mediante la agregación excesiva de la información sobre los mismos. Por ejemplo, cuando una empresa actúa como parte en un gran número de instrumentos financieros con similares características, no siendo ninguno de ellos individualmente significativo, puede ser apropiado sintetizar la información presentándola por clases particulares de instrumentos. Por otra parte, la información específica sobre un instrumento en particular puede ser importante cuando tal instrumento constituye, por ejemplo, un elemento significativo de la estructura de capital de la empresa.
46. La gerencia de la empresa agrupará los instrumentos financieros en las clases que resulten apropiadas, según la naturaleza de la información a revelar, teniendo en cuenta extremos tales como las características de los instrumentos, si han sido reconocidos en el balance de situación general o no y, en el caso de que estén reconocidos, los criterios de medición que se han aplicado. Por lo general, las clases se determinan de manera que exista distinción entre las partidas contabilizadas al costo y las contabilizadas al valor razonable. Cuando los importes presentados por medio de notas o cuadros suplementarios se relacionan con activos o pasivos reconocidos, se suministra información suficiente para permitir la pertinente conciliación con las partidas que aparecen en el balance de situación general. Cuando la empresa ha contratado instrumentos financieros no incluidos en esta Norma, tales como obligaciones derivadas de prestaciones por jubilación o contratos de seguro, tales instrumentos constituyen clases de activos o pasivos financieros que se presentan por separado de los cubiertos por el alcance de la Norma.
Plazos, condiciones y políticas contables
47. Para cada clase de activos financieros, pasivos financieros e instrumentos de  patrimonio neto, estén reconocidos o no en el balance de situación general, la empresa debe revelar información respecto a:
(a) la naturaleza y dimensión del instrumento financiero, incluyendo los plazos y condiciones significativos que puedan afectar al importe, plazos y grado de certidumbre de los flujos de efectivo futuros;
(b) las políticas y métodos contables utilizados, incluyendo los que corresponden al reconocimiento y las bases de medición aplicadas.
48. Los plazos y condiciones contractuales, relativas a un instrumento financiero, son factores importantes que afectan al calendario de aparición y grado de certidumbre de los pagos y cobros futuros, a realizar por las partes implicadas en el mencionado instrumento. Cuando los instrumentos, ya estén reconocidos o no y se consideren individualmente o como clase agrupada, sean importantes en relación con la posición financiera de la empresa o sus resultados de operación, tales plazos y condiciones deben ser objeto de la oportuna revelación. Si ningún instrumento aislado es individualmente importante para los flujos de efectivo futuros de la empresa en particular, se puede proceder a describir las características esenciales del instrumento, enmarcándolo dentro de una agrupación apropiada de instrumentos similares.
49. Cuando los instrumentos financieros emitidos o adquiridos por la empresa, ya sea individualmente o como clase agrupada, crean un nivel significativo de exposición a los riesgos descritos en el párrafo 43, los plazos y condiciones que pueden ser objeto de información son los siguientes:
(a) el principal, el nominal u otro importe similar que, para ciertos instrumentos financieros como las permutas de tasas de interés, puede ser el importe (denominado importe nocional) en que se basen los futuros pagos;
(b)  la fecha de vencimiento, caducidad o ejecución;
(c) las opciones de liquidación anticipada a que tienen derecho las partes implicadas en el instrumento, incluyendo el periodo o el plazo en el cual puede ser ejecutada tal opción, así como el precio o la banda de precios para ejercitarla;
(d) las opciones a que las partes tienen derecho en relación con la conversión del instrumento, o bien con el canje del mismo por otro instrumento financiero o por activos y pasivos no financieros, incluyendo el periodo o el plazo en el cual puede ser ejecutada la opción, así como las relaciones de conversión o canje;
(e) el importe y plazos previstos relativos a cobros y pagos futuros del principal del instrumento, incluyendo plazos de reembolso y la exigencia para constituir un fondo de amortización del principal u otro requisito similar;
(f) la tasa establecida o importe correspondiente a los intereses, dividendos u otros réditos sobre el principal, incluyendo los plazos de pago;
(g) las garantías recibidas, en el caso de activos financieros, o prestadas, en caso de pasivos financieros;
(h) en el caso de instrumentos para los cuales los flujos de efectivo se vayan a producir en monedas diferentes de la que utiliza la empresa en sus estados financieros, la divisa o divisas en las que se exigirán los pagos y cobros;
(i) en el caso de un instrumento que permita un canje o intercambio por otro, la información descrita en los apartados (a) y (b) relativa a los instrumentos que se obtendrán a cambio del mismo;
(j) cualesquiera condiciones del instrumento o cláusulas asociadas al mismo que, de contravenirse, puedan alterar significativamente alguna de las otras condiciones fijadas para él (por ejemplo, la existencia, dentro de una emisión de obligaciones, de una condición de valor máximo del índice de deuda a patrimonio neto que, si se supera, puede hacer exigible inmediatamente el principal vivo de la emisión).
50. En el caso de que la presentación, en el seno del balance de situación general, de un instrumento financiero difiera de su forma legal, es deseable que la empresa explique, a través de notas a los estados financieros, la naturaleza del citado instrumento.
51. La utilidad de la información a revelar, acerca de la naturaleza y amplitud de los instrumentos financieros, se ve mejorada cuando se ponen de manifiesto cualesquiera relaciones, entre los instrumentos financieros poseídos por la empresa, que puedan afectar al importe, plazos y grado de certidumbre de los flujos de efectivo futuros de la empresa. Por ejemplo, es importante revelar las relaciones de cobertura, tales como la que puede aparecer cuando una empresa, que tiene inversiones en acciones, haya adquirido una opción de venta de tales títulos. De forma similar, es importante revelar las relaciones entre los componentes de los "instrumentos sintéticos", tales como cuando se ha tomado prestado a una tasa de interés variable y se ha generado, con posterioridad, una deuda a interés fijo por el procedimiento de contratar una permuta financiera de tasas de interés fijas a cambio de tasas variables. En cada caso, la empresa presenta los activos y pasivos financieros individuales, en su balance de situación general, de acuerdo con su naturaleza, ya sea separadamente o en la clase de activo financiero o pasivo financiero a la que pertenezcan. La medida en que se altera el grado de exposición al riesgo, por efecto de las relaciones entre activos y pasivos, puede resultar más patente para los usuarios si tienen información de la tasa descrita en el párrafo 49, pero en ciertas circunstancias es necesario detallarla más.
52. De acuerdo con la NIC 1, Presentación de Estados Financieros, la empresa revelará, de una forma clara y concisa, todas las políticas contables significativas, incluyendo tanto los principios generales adoptados como el método de aplicar tales principios a las transacciones y circunstancias surgidas en la actividad de la empresa. En el caso de instrumentos financieros, tal información incluye:
(a) los criterios aplicados al determinar cuándo se reconoce un activo o pasivo financiero en el balance de situación general, así como cuándo cesa su reconocimiento;
(b) las bases de medición aplicadas a los activos y pasivos financieros, tanto a la hora del reconocimiento inicial como posteriormente, y
(c) las bases de reconocimiento y medición de ingresos y gastos surgidos a partir de activos y pasivos financieros.
53. Entre los tipos de operaciones para los cuales puede ser necesario revelar información acerca de las políticas contables relevantes se incluyen:
(a) las transferencias de activos financieros, cuando el que transfiere conserva en ellos interés o implicación tras la cesión, tales como la titulización de activos financieros, los acuerdos de recompra o los de recompra inversa;
(b) transferencia o cesión de activos financieros a un fiduciario, para que satisfaga deudas a su vencimiento, sin que el que transfiere quede exonerado por ello de su obligación, como en el caso de fideicomisos revocables;
(c) adquisición o emisión de instrumentos financieros aislados, como parte de una serie de transacciones encadenadas diseñadas para sintetizar el efecto de adquirir o emitir un único instrumento;
(d) adquisición o emisión de un instrumento financiero como cobertura para la exposición al riesgo, y
(e) adquisición o emisión de instrumentos financieros monetarios, siempre que impliquen un tasa de interés diferente del que rige en el mercado en el momento de la operación.
54. A fin de suministrar información adecuada para los usuarios de los estados financieros, que les ayude a entender las bases de medición de los activos y pasivos financieros, la revelación de las políticas contables no sólo indicará si se ha usado, para una clase específica de activo o pasivo, el costo o el valor razonable u otra regla, sino también el método específico de aplicar esta base de medida. Por ejemplo, en el caso de instrumentos financieros contabilizados a costo histórico, la empresa podría informar cómo trata contablemente:
(a) los costos de adquisición o emisión;
(b) las primas y descuentos en activos y pasivos financieros monetarios;
(c) los cambios en los importes estimados, que sea posible determinar, de los flujos de efectivo asociados con un instrumento financiero de carácter monetario, tal como una obligación indexada por referencia al precio de una determinada mercancía;
(d) los cambios en las circunstancias, que pueden dar lugar a incertidumbre significativa respecto al cobro a tiempo de todos los importes exigibles contractualmente en un activo financiero monetario;
(e) las reducciones en el valor razonable de los activos financieros, que lo colocan por debajo de su valor en libros;
(f) los pasivos financieros que han sido objeto de reestructuración.
Para activos y pasivos financieros contabilizados por su valor razonable, la empresa normalmente indicará si las valoraciones en libros han sido determinadas a partir de cotizaciones de mercado, tasaciones de expertos independientes, análisis de flujos de efectivo descontados u otro método que resulte apropiado, e informará de todas las hipótesis significativas realizadas al aplicar estos métodos.
55. La empresa informará sobre las políticas utilizadas para la inclusión, en el estado de resultados, de las pérdidas y ganancias realizadas o no realizadas, los intereses y otros ingresos y gastos asociados con los activos y pasivos financieros. Esta información a revelar incluirá datos sobre la manera de reconocer los ingresos y gastos que surgen en instrumentos financieros que se tienen a efectos de cobertura. Cuando una empresa presente las partidas de gastos e ingresos compensadas entre sí, siempre que el efecto de esta acción sea significativo, revelará las razones para hacerlo, incluso en el hipotético caso de que los activos y pasivos financieros correspondientes no hayan sido compensados en el balance de situación general.
Riesgo de tasa de interés
56. Para cada clase de activos financieros y pasivos financieros, estén o no reconocidos en el balance de situación general, la empresa debe suministrar información a revelar acerca del grado de exposición al riesgo de tasa de interés, incluyendo en ella:
(a) las fechas de revisión de precios o de vencimiento, según cuales de ellas estén más próximas en el tiempo, y
(b) los tasas efectivas de interés, cuando quepa dar tal información.
57. La empresa revelará la información procedente acerca de su nivel de exposición a los efectos de los cambios futuros en el nivel de las tasas de interés vigentes. Los cambios en las tasas de interés de mercado tienen un efecto directo en los flujos de efectivo, contractualmente calculados, asociados con algunos activos y pasivos financieros (riesgo de flujo de efectivo) y con el valor razonable de otros (riesgo de precio).
58. La información a revelar acerca de las fechas de vencimiento, o de las correspondientes a la revisión de los precios si son anteriores, sirve para indicar el lapso de tiempo para el cual las tasas de interés van a permanecer constantes, y la información a revelar acerca de la tasa efectiva de interés indicará el nivel al que ésta queda fijada en tal periodo de tiempo. La revelación de esta información suministrará, a los usuarios de los estados financieros, una base para evaluar el riesgo de precio por tasa de interés al cual queda expuesta la empresa, así como las ganancias o pérdidas potenciales. Para aquellos instrumentos que pueden cambiar de precio antes del vencimiento, ajustándose a la tasa de interés de mercado, la revelación del lapso de tiempo que ha de pasar hasta la nueva revisión es más importante que el dato mismo relativo al momento del vencimiento.
59. A fin de complementar la información acerca de las fechas de la revisión contractual o del vencimiento, la empresa puede optar por revelar información correspondiente al nuevo precio o del nuevo vencimiento esperado, siempre que tales datos difieran significativamente de los fijados inicialmente en el contrato. Tal información puede ser particularmente relevante cuando, por ejemplo, en el caso de haber concedido préstamos hipotecarios a interés fijo, la empresa es capaz de predecir, con razonable fiabilidad, el importe que le será reembolsado anticipadamente, y usa este dato como base para gestionar su grado de exposición al riesgo de tasa de interés. La revelación adicional incluirá una declaración sobre el hecho de que está basada en las expectativas de la gerencia sobre hechos futuros, y explicará las hipótesis realizadas acerca de la fecha de los cambios de precio y vencimiento, así como la manera con que tales hipótesis difieren de las fijadas en el contrato.
60. La empresa indicará cuales de sus activos y pasivos financieros están:
(a) expuestos al riesgo de precio por tasas de interés, tales como los activos financieros y los pasivos financieros que tienen una tasa de interés fijo;
(b) expuestos al riesgo de flujos de efectivo por tasas de interés, tales como los activos y pasivos financieros de tipo monetario con un interés variable, que se revisa cuando las tasas de mercado cambian, y
(c) no expuestos al riesgo de tasa de interés, tales como algunas inversiones en acciones.
61. La tasa efectiva de interés (rendimiento efectivo), de un instrumento financiero de tipo monetario, es el tanto que, utilizado en el cálculo de su valor presente neto, arroja un importe igual al valor en libros del instrumento en cuestión. El cálculo del valor presente neto se hace aplicando la tasa de descuento a la corriente de cobros o pagos futuros, desde la fecha del balance de situación general hasta la de la próxima revisión de precios (o hasta el vencimiento, en su caso), así como al valor en libros esperado en tal fecha (o al principal que se reembolsa, en su caso). La tasa de interés será una tasa histórica para los instrumentos con interés fijo contabilizados al costo amortizado, y una tasa de interés corriente de mercado para los instrumentos de interés variable o los contabilizados al valor razonable. La tasa efectiva de interés es denominada, en ocasiones, nivel de rendimiento hasta el vencimiento o hasta la fecha de la próxima revisión de precios, y es la tasa interna de rendimiento del instrumento para ese periodo de tiempo.
62. El requisito del párrafo 56(b) se aplica a las obligaciones, pagarés e instrumentos financieros de tipo monetario de similares características, que incorporen pagos futuros de manera que otorgan una rentabilidad al tenedor y un costo al emisor, reflejando así el costo del dinero en el tiempo. Este requisito no se aplica a los instrumentos financieros que no comportan una tasa de interés efectiva determinable, tales como los instrumentos no monetarios o los derivados. Por ejemplo, aunque instrumentos tales como los derivados de la tasa de interés, entre los que se encuentran las permutas, los contratos a plazo y las opciones, están expuestos al riesgo de precio o de flujo de efectivo por los cambios de las tasas en el mercado, dar información sobre la tasa efectiva de interés no parece relevante. No obstante, cuando la empresa suministre información sobre las tasas de interés efectivas, indicará también el efecto que las operaciones de cobertura o conversión eventualmente realizadas, tales como las permutas de tasa de interés, tienen sobre el grado de exposición al riesgo de tasa de interés.
63. La empresa puede retener la exposición a los riesgos de tasa de interés, asociados con activos financieros que han desaparecido de su balance de situación general, como resultado de una operación tal como, por ejemplo, la titulización de créditos. De forma similar, puede resultar expuesta a riesgos de tasa de interés por causa de una transacción en la que no han sido reconocidos ningún activo o pasivo financiero en su balance general, como por ejemplo cuando tiene un compromiso de prestar fondos a una tasa de interés fija. En tales circunstancias, la empresa suministra información a revelar que pueda permitir a los usuarios de los estados financieros comprender la naturaleza y la amplitud de esta exposición. En el caso de una titulización o una transferencia similar de activos financieros, esta información a revelar incluirá, normalmente, noticias acerca de los activos transferidos, su valor nominal, la tasa de interés y el plazo hasta el vencimiento, así como las condiciones de la transacción que han dado lugar al grado de exposición al riesgo de tasa de interés retenido por el emisor. En el caso de un compromiso para prestar fondos, la información incluirá normalmente el nominal, la tasa de interés y el plazo hasta el vencimiento del importe que debe prestarse, así como las condiciones significativas de la transacción que ha dado lugar a la exposición al riesgo.
64. La naturaleza de la actividad de la empresa y la amplitud de su actividad con instrumentos financieros determinará si la información a revelar acerca del riesgo de tasa de interés se ha de presentar utilizando la forma narrativa, los cuadros o una combinación de ambos procedimientos. Cuando la empresa tiene una cantidad importante de instrumentos financieros expuestos a riesgos de tasa de interés o de flujos de efectivo puede adoptar una o más de las siguientes formas de presentar la información relativa:
(a) Los valores en libros de los instrumentos financieros, expuestos al riesgo de precio por tasas de interés, pueden ser presentados en cuadros, agrupándolos según si han sido contratados hasta el vencimiento o están sujetos a revisión, utilizando los siguientes plazos desde la fecha del balance de situación general:
(i) hasta un año;
(ii) más de un año y menos de cinco, y
(iii) cinco años o más.
(b) Cuando la actividad de la empresa está afectada significativamente por el nivel de exposición al riesgo de precio por variaciones de la tasa de interés, o por cambios en este grado de exposición, es deseable un nivel mayor de información. Una empresa bancaria puede presentar, por ejemplo, agrupamientos separados de los valores en libros de los instrumentos financieros contratados hasta el vencimiento y de los que están sujetos a revisión, utilizando los siguientes plazos desde la fecha del balance de situación general:
(i) hasta un mes;
(ii) más de un mes y menos de tres meses, y
(iii) más de tres meses y menos de doce meses.
(c) De forma similar, la empresa puede indicar su nivel de exposición al riesgo de flujos de efectivo por tasa de interés indicando el valor en libros acumulado de los grupos de activos financieros de interés variable y pasivos financieros con vencimiento futuro en diferentes plazos de tiempo.
(d) La información sobre intereses puede ser presentada por tasas individuales de instrumentos financieros o usando medias ponderadas, o bien informando, para cada clase de instrumentos, sobre la banda de tasas vigentes. La empresa agrupará los instrumentos establecidos en diferentes monedas, o los que tengan riesgos de crédito sustancialmente diferentes, en clases separadas, si tales factores hacen que los citados instrumentos tengan tasas efectivas de interés sustancialmente distintas.
65. En algunas circunstancias, la empresa puede conseguir suministrar información útil sobre su grado de exposición al riesgo de tasa de interés, indicando el efecto que tendría un hipotético cambio de las tasas de interés vigentes en el mercado sobre el valor razonable, las ganancias futuras y los flujos de efectivo de los instrumentos financieros. Tal información sobre la sensibilidad, puede estar basada en la simple suposición de un cambio del 1% en las tasas de interés, que ocurriese en la fecha del balance de situación general. Entre los efectos que produce un cambio en las tasas de interés se incluyen también las variaciones inducidas en los ingresos y gastos relacionados con instrumentos financieros de interés variable, así como las pérdidas y ganancias que resultan de cambios en el valor razonable de los instrumentos con interés fijo. La información sobre la sensibilidad a las tasas de interés puede estar limitada sólo a los efectos directos de un cambio en las tasas sobre los instrumentos que incorporan intereses y que están presentes en la fecha de cierre del balance situación general, puesto que los efectos indirectos del cambio de tasas, en los mercados financieros y en las empresas individuales, normalmente no pueden predecirse con fiabilidad. Al presentar información a revelar sobre la sensibilidad a las tasas de interés, la empresa indica los criterios en base a los que ha preparado tal información, con todas las hipótesis importantes que ha manejado.
Riesgo de crédito
66. Para cada clase de activo financiero, esté o no reconocido en el balance de situación general, la empresa debe revelar la correspondiente información acerca de su grado de exposición al riesgo de crédito, incluyendo en su información financiera:
(a) el importe que mejor represente su máximo nivel de exposición al riesgo de crédito en la fecha del balance de situación general, en el caso de que las otras partes no cumpliesen las obligaciones que han comprometido a través de instrumentos financieros; todo ello con independencia del valor razonable que pudiera tener cualquier tipo de garantía para asegurar el cumplimiento, y
(b) las concentraciones significativas de riesgo de crédito.
67. La empresa suministrará información acerca del riesgo de crédito para permitir, a los usuarios de sus estados financieros, evaluar la medida en que pueden verse reducidos los cobros, procedentes de los activos financieros existentes en el balance de situación general, en el supuesto de que las otras partes no cumpliesen sus compromisos de pago. Tales incumplimientos dan lugar a una pérdida financiera, a reconocer como tal en el estado de resultados. El párrafo 66 no exige que la empresa presente una evaluación de la probabilidad de que tales pérdidas aparezcan en el futuro.
68. Las finalidades de la presentación de los importes expuestos al riesgo de crédito, sin considerar las hipotéticas recuperaciones por realización de garantías (que se podría denominar "nivel máximo de exposición al riesgo de crédito") son las siguientes:
(a) suministrar a los usuarios de los estados financieros una medida consistente del importe expuesto al riesgo de crédito por activos financieros, estén o no reconocidos en el balance de situación general, y
(b) tomar en cuenta la posibilidad de que el nivel máximo de exposición a las pérdidas pueda diferir del valor en libros de los activos financieros reconocidos en el balance de situación general, o del valor razonable de los activos financieros no reconocidos en el balance, pero que son objeto de revelación en otro lugar de los estados financieros.
69. En el caso de activos financieros reconocidos expuestos al riesgo de crédito, el valor en libros de los activos en el balance de situación general, neto de cualquier provisión dotada para cubrir posibles pérdidas, representará normalmente el importe expuesto al riesgo de crédito. Por ejemplo, en el caso de una permuta de tasas de interés, contabilizada a su valor razonable, el valor máximo de la exposición a pérdidas en la fecha del balance de situación general es igual, normalmente, al valor en libros, puesto que representa el costo, a las tasas de mercado, de sustituir la permuta en caso de insolvencia. En tales circunstancias, no es necesario revelar información adicional alguna, aparte de la ya contenida en el balance de situación general. Por otra parte, como se ilustra en los ejemplos de los párrafos 70 y 71, el potencial máximo de pérdida en activos financieros reconocidos, por parte de la empresa, puede diferir significativamente de su valor en libros y de otros importes que son objeto de revelación específica en los estados financieros, tales como su valor razonable o su valor nominal. En tales circunstancias, es necesario cumplir las exigencias informativas del párrafo 66(a).
70. Un activo financiero que tenga el derecho, legalmente exigible, de ser compensado con un pasivo financiero, no será presentado en el balance de situación general neto del importe del pasivo, a menos que se tenga la intención de liquidar ambos por su valor neto, o de liquidarlos simultáneamente. No obstante, la empresa informará sobre la existencia del derecho a compensar de acuerdo con lo establecido en el párrafo 66. Por ejemplo, cuando una empresa va a recibir el importe de la realización de un activo financiero antes de la liquidación de un pasivo financiero, con igual o mayor valor, contra el que existe el derecho de compensar el anterior importe, la empresa tiene la posibilidad de ejercitar el derecho a compensar para evitar incurrir en pérdidas, en el hipotético caso de insolvencia del deudor. No obstante, si la empresa reacciona, o es posible que reaccione ante este impago, ampliando los plazos de cobro del activo financiero, podría existir exposición al riesgo de crédito siempre que los plazos revisados sean tales que el cobro de los importes se espere realizar después de la fecha en que el pasivo financiero deba ser liquidado. Con el fin de informar a los usuarios de los estados financieros de la amplitud de la reducción del riesgo de crédito, en ese momento particular del tiempo, la empresa revelará la información oportuna acerca de la existencia y efectos del derecho a compensar cuando se espere cobrar el activo financiero dentro de su plazo. Cuando el pasivo financiero, contra el que existe el derecho de compensar, deba ser liquidado antes que el activo financiero relacionado, la empresa quedará expuesta al riesgo de crédito, por la totalidad del valor en libros del activo, si la otra parte, después de que haya sido liquidado el pasivo financiero, no atiende los pagos correspondientes.
71. La empresa puede haber emprendido uno o más acuerdos básicos de compensación, que sirven para mitigar su exposición a los riesgos de pérdida, pero no cumplir las políticas para la compensación contable. Cuando un acuerdo básico de compensación reduce, de forma significativa, el riesgo de crédito asociado con activos financieros no compensados con pasivos financieros cuya contraparte es la misma, la empresa revelará información adicional relativa al efecto económico del acuerdo. Tal información a revelar adicional sirve para indicar que:
(a) el riesgo de crédito asociado con los activos financieros sujetos a un acuerdo básico de compensación se elimina sólo en la medida que los pasivos financieros, que se deban a la misma contraparte, sean liquidados después de que tenga lugar la realización de los activos, y
(b) la medida en que se reduce, para la empresa, la exposición global al riesgo de crédito, a través de un acuerdo básico de compensación, puede cambiar sustancialmente en un breve periodo de tiempo tras la fecha del balance de situación general, puesto que el grado de exposición queda alterado tras la realización de cada transacción sujeta al acuerdo.
También es deseable, para la empresa, presentar información a revelar acerca de los plazos que atañen al acuerdo básico de compensación, que determinan la amplitud de la reducción de su riesgo de crédito.
72. Cuando no existe riesgo de crédito asociado con un activo financiero no reconocido en el balance de situación general, o el nivel de exposición máximo es igual al valor de reembolso, al nominal o a otro importe contractual similar del instrumento, del que se ha revelado información en los términos previstos en el párrafo 47, o bien es igual al valor razonable del que se ha revelado información en los términos previstos en el párrafo 77, no se exige a la empresa información adicional para cumplir con el párrafo 66(a). No obstante, con algunos activos no reconocidos, la máxima pérdida que podría reconocerse, como consecuencia del incobro del instrumento subyacente, puede diferir sustancialmente de los importes presentados cumpliendo con los párrafos 47 y 77. Por ejemplo, una empresa puede tener derecho a reducir la pérdida que se le puede ocasionar, mediante la compensación de un activo financiero no reconocido con un pasivo financiero no reconocido en el balance. En tales circunstancias, el párrafo 66(a) exige la revelación de determinada información suplementaria a la suministrada en cumplimiento de los párrafos 47 y 77.
73. Garantizar la deuda de un tercero expone, al que presta la garantía, a un riesgo de crédito, que podría ser tenido en cuenta al elaborar las informaciones a revelar exigidas en el párrafo 66(a). Esta situación puede surgir, por ejemplo, como resultado de una operación de titulización, en la que la empresa continúa expuesta al riesgo de crédito asociado con activos financieros que han desaparecido de su balance de situación general. Si la empresa queda obligada, según las cláusulas de garantía de la operación, a indemnizar al comprador de los activos por las pérdidas que se tengan en los créditos, revelará información sobre la naturaleza de los activos que han desaparecido del balance general, así como del importe y plazos de pago de los flujos futuros de efectivo que se deriven contractualmente de los activos, las condiciones de la garantía y la máxima pérdida que pudiera aparecer como consecuencia de tal obligación (véase también la NIC 37, Provisiones, Activos y Pasivos Contingentes).
74. Se dará información acerca de la concentración de riesgo de crédito cuando el mismo no resulte patente a través de otras revelaciones sobre la naturaleza y posición financiera de la empresa, y de las mismas se derive un nivel significativo de exposición a pérdidas en caso de insolvencia de los deudores. La identificación de las concentraciones significativas es una cuestión que requiere elementos de juicio por parte de la gerencia, teniendo en cuenta la situación de la empresa y de sus deudores. La NIC 14, Información Financiera por Segmentos, suministra una guía útil para la identificación de segmentos, ya sean del negocios o geográficos, en los que pueden surgir concentraciones de riesgo de crédito.
75. Las concentraciones de riesgo de crédito pueden aparecer por causa de niveles de exposición con un solo deudor o con grupos de deudores que tengan las mismas características, lo que sucede, por ejemplo, cuando se espera que la posibilidad de cumplir con sus respectivos compromisos quede afectada de igual manera al producirse cambios en las condiciones preexistentes, ya sean económicas o de otro carácter. Las características que pueden dar lugar a concentración de riesgos son, entre otras, la naturaleza de las actividades ejercidas por los deudores, tales como el sector industrial en que operan, el área geográfica donde desarrollan sus actividades y el nivel de solvencia de los grupos de prestatarios. Por ejemplo, una empresa que construye equipos para la industria del petróleo y gas tendrá partidas por cobrar por la venta de sus productos cuyo riesgo de impago estará afectado por los cambios económicos en la industria del petróleo y del gas. Un banco que presta, normalmente, a escala internacional puede tener un importe significativo de sus préstamos en naciones menos desarrolladas, de manera que la posibilidad que tenga de recuperar tales créditos esté afectada por las condiciones económicas locales si son adversas.
76. La información a revelar referente a la concentración de riesgo de crédito, incluye una descripción de las características comunes que identifican cada concentración, y el nivel máximo de riesgo de crédito asociado con todos los activos financieros, reconocidos o no en el balance de situación general, que compartan tales características.
Valor razonable
77. La empresa debe revelar el valor razonable correspondiente a cada clase de activos y pasivos financieros, estén o no reconocidos en el balance de situación general. Cuando no fuera posible hacerlo, debido a restricciones de tiempo o al costo de calcular el valor razonable de los activos y pasivos financieros con suficiente fiabilidad, este hecho debe ser también revelado, junto con información referente a las principales características de los instrumentos financieros subyacentes que influyan en este valor razonable.
78. La información sobre el valor razonable se utiliza extensamente, por parte de la empresa, a la hora de determinar su posición financiera global, así como al tomar decisiones respecto a los instrumentos financieros individuales. También es relevante para muchas decisiones tomadas por los usuarios de los estados financieros porque, en la mayoría de los casos, refleja la evaluación que los mercados financieros otorgan al valor presente de los flujos de efectivo esperados para un instrumento financiero. La información sobre el valor razonable permite comparaciones entre instrumentos financieros que poseen, en esencia, las mismas características financieras, con independencia de su finalidad, así como de cuándo y por quién fueron emitidos o adquiridos. Los valores razonables suministran una base neutral para evaluar la actuación de la gerencia, al indicar los efectos de sus decisiones de comprar, vender o mantener los activos financieros, así como de las de tomar, mantener o reembolsar pasivos financieros. Cuando una empresa no contabilice, en el balance de situación general, un activo o un pasivo financiero por su valor razonable, revelará este importe en las notas a los estados financieros.
79.  El valor razonable de un activo o un pasivo financiero puede determinarse por cualquiera de los métodos generalmente aceptados. La revelación del valor razonable incluye tanto la información sobre el método adoptado como las hipótesis significativas empleadas para su aplicación.
80. Inmersa en la definición de valor razonable, se encuentra la presunción de que la empresa continuará en funcionamiento, sin que haya intención alguna de liquidarla, reducir drásticamente la escala de sus operaciones o tener que operar en condiciones adversas. Por tanto, el valor razonable no es el importe que la empresa podría recibir o pagar en una transacción forzada, en una liquidación involuntaria o en una venta en circunstancias adversas. No obstante, la empresa tomará en cuenta sus actuales circunstancias para determinar los valores razonables de sus activos y pasivos financieros. Por ejemplo, el valor razonable de un activo financiero que la empresa ha decidido vender, en un futuro inmediato, para obtener liquidez, se determina por el importe que espera recibir de tal venta. El importe de efectivo que puede obtenerse de una venta inmediata, estará afectado por factores tales como la liquidez corriente y la amplitud del mercado para este activo en cuestión.
81. Cuando el instrumento financiero es objeto de contratación en un mercado activo y líquido, el valor de cotización suministrará la mejor evidencia del valor razonable. El valor de cotización para un activo a mantener o para un pasivo a emitir es, normalmente, el precio corriente de vendedor u oferente y, para un activo a comprar o un pasivo a mantener, el precio corriente de comprador o de demandante. Cuando los precios corrientes de vendedor y comprador no están disponibles, el precio que ha tenido la operación más reciente puede suministrar evidencia del valor razonable presente, suponiendo que no haya habido un cambio significativo en las circunstancias económicas entre la fecha de la transacción y la fecha del balance de situación general. Cuando la empresa compensa posiciones de activo y pasivo, puede ser apropiado utilizar, como base para establecer valores razonables, los precios medios del mercado.
82. En determinadas ocasiones, como cuando se da una actividad infrecuente en el mercado, la operatoria del mismo no está bien establecida (como pasa, por ejemplo, en algunos mercados secundarios o paralelos) o se negocian volúmenes relativamente pequeños en relación a las unidades negociadas del instrumento financiero a evaluar, los valores de cotización pueden no ser indicativos del valor razonable del instrumento en cuestión. En esas circunstancias, así como cuando el valor de cotización no está disponible, pueden usarse técnicas de estimación para determinar el valor razonable con suficiente fiabilidad, de manera que se puedan satisfacer las exigencias de esta Norma. Entre las técnicas válidas que han sido establecidas para tal propósito, en los mercados financieros, se encuentran la referencia al valor corriente de mercado de otro instrumento de iguales características, el análisis de flujos de efectivo descontados y los modelos de cálculo del precio de las opciones. Al aplicar el análisis de flujos de efectivo descontados, la empresa utiliza una tasa de descuento igual a la tasa de interés vigente en el mercado para instrumentos financieros que tengan, en esencia, los mismos plazos y características, incluyendo en ellas la solvencia del deudor, el plazo residual sobre el que se fija la tasa de interés, el plazo restante hasta el reembolso del principal y la divisa en la que deben hacerse los pagos.
83. En la determinación del valor razonable de un activo o un pasivo de carácter financiero, ya se recurra al valor de mercado o a otro procedimiento, no se tendrán en cuenta los costos en los que se incurriría para intercambiar o liquidar el instrumento financiero subyacente. Estos costos pueden ser relativamente insignificantes para instrumentos negociados en mercados organizados y líquidos, pero pueden ser importantes para otro tipo de instrumentos. Los costos de transacción pueden incluir impuestos y aranceles, comisiones y corretajes pagadas a los agentes, asesores e intermediarios por cuenta propia o ajena, así como tasas a pagar a los organismos reguladores del mercado o a las bolsas de valores.
84. Cuando el instrumento financiero no es objeto de negociación en un mercado financiero organizado, puede no ser apropiado, para la empresa, determinar y presentar un único importe que represente la estimación del valor razonable. En su lugar, podría ser más útil informar sobre la banda de importes entre los que, razonablemente, se encuentre el valor razonable del instrumento en cuestión.
85. Si se omite el dato del valor razonable, porque no sea posible la determinación del mismo con suficiente fiabilidad, se suministrará en su lugar información que ayude a los usuarios de los estados financieros a realizar sus propias apreciaciones, respecto a la amplitud de las posibles diferencias entre el valor en libros de los activos y pasivos financieros y su valor razonable. Además de una explicación de las razones de la omisión y de las principales características de los instrumentos financieros que determinan su medición, se suministra información sobre el mercado para dichos instrumentos. En algunos casos, la comunicación de los plazos y condiciones de los instrumentos, tal como se establecen en el párrafo 47, puede suministrar suficiente información acerca de las características del instrumento. Cuando hay razones suficientes para proceder así, la gerencia puede indicar su opinión sobre la relación entre el valor razonable y en libros de los activos y pasivos financieros para los que sea imposible determinar el dato del valor razonable.
86. El valor en libros a costo histórico de las partidas por cobrar y pagar, derivadas de las operaciones comerciales habituales de la empresa, es normalmente una buena aproximación de su valor razonable. De la misma forma, el valor razonable de un depósito de clientes sin fecha de vencimiento, en un banco, es el importe a pagar si se tuviera que reembolsar en la fecha del balance de situación general.
87. La información a revelar sobre el valor razonable, relativo a cada una de las clases de activos y pasivos financieros que se contabilizan en el balance general por un valor diferente, se suministrará de manera que permita la comparación entre este valor en libros y el valor razonable correspondiente. Por ello, los valores razonables de los activos y pasivos financieros reconocidos en el balance general se agrupan en clases, y se compensan entre sí sólo en la medida que los correspondientes valores en libros estén compensados en el cuerpo del balance general. Los valores razonables, de los activos y pasivos financieros no reconocidos, se presentan en una o varias clases separadas de los que han sido reconocidos en el balance de situación general, y se compensan entre sí sólo en la medida que cumplan los criterios para la compensación exigidos a los activos y pasivos financieros reconocidos.
Activos financieros medidos contablemente por encima de su valor razonable
88. Cuando una empresa contabilice uno o más activos financieros por un importe superior al de su valor razonable, debe revelar en sus estados financieros:
(a) el valor en libros y el valor razonable de tales activos financieros, ya sea individualmente considerados o agrupados en las clases apropiadas, y
(b) las razones para no reducir el valor en libros, incluyendo la naturaleza de la evidencia en que se basa la suposición de la gerencia sobre la recuperabilidad de los valores que constan en las cuentas.
89. La gerencia utiliza su criterio al determinar el importe que espera recuperar de un activo financiero, y también al decidir dotar la provisión por depreciación del activo cuando el valor en libros supera al valor razonable del mismo. La información a revelar exigida en el párrafo 88 suministra, a los usuarios de los estados financieros, los elementos para comprender las políticas utilizadas por la gerencia y para evaluar la posibilidad de que las circunstancias puedan cambiar, en el futuro, y llevar a una reducción del valor en libros. Cuando sea apropiado, la información exigida en el párrafo 88 se agrupa, para reflejar mejor las razones manejadas por la gerencia para no reducir el valor en libros.
90. Las políticas contables de la empresa, respecto a los deterioros en el valor de los activos financieros, presentadas de acuerdo con lo establecido en el párrafo 47, ayudan a explicar por qué se contabiliza un activo financiero por un importe mayor que su valor razonable. Además, la empresa informa sobre las razones y evidencia específica que permite a la gerencia concluir que el valor en libros podrá ser recuperado. Por ejemplo, el valor razonable de un préstamo a interés fijo, que se pretende conservar hasta el vencimiento, puede haber disminuido por debajo de su valor en libros como resultado de un incremento en las tasas de interés. En tales circunstancias, el prestamista puede no haber rebajado el valor en libros, porque no existe evidencia que haga suponer que el prestatario vaya a dejar de atender el pago.
Coberturas anticipadas de transacciones futuras
91. Cuando una empresa ha contabilizado un instrumento financiero como una forma de cobertura de los riesgos asociados con transacciones futuras, debe hacer en sus estados financieros las siguientes revelaciones:
(a) una descripción de las transacciones anticipadas, incluyendo el periodo de tiempo en el que se espera que se produzcan;
(b) una descripción de los instrumentos de cobertura, y
(c) el importe de cualquier pérdida o ganancia diferida o no reconocida, así como los plazos estimados para su reconocimiento como ingresos o gastos en el estado de resultados.
92. Las políticas contables manejadas por la empresa, indican las circunstancias en las cuales un determinado instrumento financiero se registra contablemente como un medio de cobertura, así como la naturaleza especial de su medición y reconocimiento en el seno de los estados financieros. La información a revelar, exigida en el párrafo 91, permite a los usuarios de los estados financieros de una empresa comprender la naturaleza y el efecto de la cobertura de una transacción futura. La información a revelar puede ser suministrada de forma agregada, siempre que la posición cubierta comprenda varias transacciones futuras o una transacción haya sido cubierta por medio de diferentes instrumentos financieros.
93. El importe presentado de acuerdo con el párrafo 91(c), incluye todas las pérdidas y ganancias habidas en instrumentos financieros considerados como coberturas de transacciones futuras, con independencia de si estas pérdidas o ganancias han sido objeto de reconocimiento en los estados financieros. La pérdida o ganancia incurrida puede no estar realizada, pero se registra en el balance de situación general de la empresa como la contrapartida por mantener el instrumento de cobertura a su valor razonable; puede no estar reconocida si se lleva contablemente el instrumento al costo, o puede estar realizada si el instrumento de cobertura ha sido vendido o liquidado. No obstante, en cada caso la pérdida o ganancia incurrida en el instrumento de cobertura no ha sido reconocida en el estado de resultados de la empresa por estar pendiente el desenlace de la transacción cubierta.
OTRAS INFORMACIONES A REVELAR
 94. Se aconseja a las empresas que revelen otras informaciones adicionales cuando sea probable que las mismas mejoren la comprensión que los usuarios de los estados financieros tienen sobre los instrumentos financieros. Puede ser aconsejable revelar información acerca de:
(a) el importe total de los cambios en el valor razonable de los activos y pasivos financieros que ha sido reconocido como ingresos o gastos del periodo;
(b) el importe total de las pérdidas o ganancias en instrumentos de cobertura, distintos de los referidos a transacciones anticipadas, que han sido diferidos o no se han reconocido en el periodo, y
(c) el valor en libros agregado promedio del periodo referido a los activos y pasivos financieros reconocidos; el valor en libros agregado promedio en el periodo de los valores nominales, nocionales, de reembolso u otros similares correspondientes a los activos y pasivos financieros no reconocidos y el valor razonable agregado promedio, durante el periodo, de todos los activos y pasivos financieros, particularmente cuando los importes actualmente mantenidos en el balance de situación general no son representativos de los que han existido durante el año.
DISPOSICIÓN TRANSITORIA
95. La información comparativa de periodos anteriores puede omitirse, si no está disponible, la primera vez que se proceda a aplicar esta Norma Internacional de Contabilidad.
FECHA DE VIGENCIA
96. Esta Norma Internacional de Contabilidad tendrá vigencia para los estados financieros que cubran periodos que comiencen en o después del 1 de enero de 1996.
APÉNDICE
Ejemplos de aplicación de la Norma
Este Apéndice no forma parte de la Norma, es meramente ilustrativo acerca de la aplicación de las reglas contenidas en la misma, con la finalidad de ayudar a clarificar su significado.
A1. Este Apéndice explica e ilustra la aplicación de ciertos aspectos de la Norma con relación a diversos instrumentos financieros de uso común. Los ejemplos detallados son únicamente ilustrativos y no representan, necesariamente, la única manera de aplicar la Norma en las circunstancias específicas que, para cada caso, se están discutiendo. Con sólo cambiar uno o dos de los datos que se manejan en los ejemplos, se puede llegar a conclusiones sustancialmente diferentes acerca de la apropiada presentación o información a revelar respecto de un instrumento financiero en particular. Este Apéndice no discute la aplicación de la totalidad de las exigencias de la Norma en los ejemplos tratados. En cualquier caso, las exigencias de la Norma prevalecen sobre las soluciones dadas a los ejemplos propuestos.
A2. La Norma no trata sobre la medición o reconocimiento de los instrumentos financieros. En los ejemplos se asumen criterios de medición o reconocimiento para realizar las ilustraciones, pero no se deben interpretar como requisitos de la Norma.
Definiciones
Tipos habituales de instrumentos financieros, activos financieros y pasivos financieros
A3. El dinero (efectivo) es un activo financiero porque representa el instrumento de cambio por excelencia y es, por tanto, la base de medida de todas las transacciones que se valoran y se presentan en los estados financieros. Un depósito de dinero, en un banco o institución financiera similar, es un activo financiero porque representa un derecho contractual del depositante a obtener efectivo de la institución, o a girar un cheque o instrumento similar contra el saldo depositado, a favor de un acreedor en pago de un pasivo financiero.
A4. Ejemplos habituales de activos financieros, que suponen un derecho contractual a recibir dinero en el futuro, con sus correspondientes pasivos financieros, que suponen una obligación contractual de entregar dinero en el futuro, son los siguientes:
(a) cuentas de tipo comercial a cobrar y pagar;
(b) pagarés a favor y en contra;
(c) préstamos concedidos y recibidos, y
(d) obligaciones adquiridas y emitidas.
En cada caso, el derecho contractual a recibir dinero de una de las partes (o la obligación de pagarlo) se corresponde con la obligación de la otra parte de desembolsarlo (o el derecho a recibirlo).
A5. Otro tipo de instrumento financiero es aquél en el que los beneficios económicos a dar o recibir son activos financieros distintos del efectivo. Por ejemplo, un pagaré rescatable con bonos del gobierno da al tenedor el derecho contractual de recibir, y al emisor la obligación contractual de entregar, bonos del gobierno en lugar de efectivo. Los bonos son activos financieros porque representan obligaciones, para el gobierno que los emitió, de pagar dinero. El pagaré es, por tanto, un activo financiero para el tenedor y un pasivo financiero para el emisor del mismo.
A6. Según la NIC 17, Arrendamientos, un arrendamiento financiero se contabiliza como si fuera una venta a plazos. El contrato de arrendamiento financiero se considera, fundamentalmente, como el derecho del arrendador a recibir, y la obligación para el arrendatario de pagar, una serie de plazos que, fundamentalmente, son lo mismo que las cuotas de amortización de un préstamo, donde se mezcla la devolución del principal con los intereses. El arrendador contabiliza su inversión por el importe a recibir bajo el contrato de arrendamiento, y no como si fuera el activo arrendado en sí. Por otra parte, un arrendamiento operativo se considera, fundamentalmente, un contrato incompleto que compromete al arrendador a facilitar al arrendatario el uso de un activo en varios periodos futuros, a cambio de una contraprestación similar a la cuota por el servicio. El arrendador, en este caso, continúa contabilizando el activo arrendado como tal, en lugar de registrar el importe a recibir en el futuro en virtud del contrato. De acuerdo con lo anterior, un arrendamiento financiero se considera como una forma de instrumento financiero, mientras que un arrendamiento operativo no lo es (excepto por lo que se refiere a los pagos individuales e importes a pagar que se acumulen o devenguen en el mismo).
Instrumentos de capital
A7. Son ejemplos de instrumentos de capital las acciones ordinarias, ciertos tipos de acciones preferidas, así como opciones u otro tipo de derechos o bonos para la suscripción o compra de acciones ordinarias de la empresa. La obligación, por parte de la empresa, de emitir sus propios instrumentos de capital, a cambio de activos financieros poseídos por terceros, no se considera potencialmente desfavorable, puesto que da como resultado un incremento de los fondos propios y, por ello, no produce pérdidas para la empresa. La posibilidad de que ciertos titulares de intereses en el patrimonio neto de la empresa, puedan encontrarse con una reducción en el valor razonable de sus títulos, no convierte la obligación en desfavorable para la empresa en sí misma.
A8. Una opción, u otro instrumento similar, adquirido por la empresa, que le da derecho a recomprar sus propios instrumentos de capital, no es un activo financiero para tal empresa. La empresa no va a recibir ni efectivo ni otro activo financiero cuando ejercite la opción. Por ello, el ejercicio de la opción no es potencialmente favorable para la empresa, puesto que produce una disminución en los fondos propios, a la vez que una salida de activos. Cualquier cambio en el patrimonio neto registrado por la empresa tras recomprar y cancelar sus propios instrumentos de capital, representa una transferencia entre los antiguos poseedores de los instrumentos de capital, que los han vendido, y los que todavía conservan intereses en los fondos propios de la entidad. Por esto no da lugar a una pérdida ni a una ganancia para la empresa.
Instrumentos financieros derivados
A9. En su origen, los instrumentos financieros derivados dan a una de las partes el derecho contractual a intercambiar activos financieros con la otra parte, bajo condiciones que serán potencialmente favorables, o bien una obligación contractual a intercambiar activos financieros con la otra parte, en este caso bajo condiciones que serán potencialmente desfavorables. Algunos instrumentos incorporan tanto el derecho como el deber de hacer el intercambio. Puesto que las condiciones para el intercambio se fijan en el momento del nacimiento del instrumento derivado, y los precios en los mercados financieros están variando constantemente, tales condiciones pueden volverse favorables o desfavorables según los casos.
A10. Una opción, de compra o de venta, para intercambiar instrumentos financieros, da al comprador o tenedor de la misma el derecho a obtener potenciales beneficios económicos futuros, asociados con los cambios en el valor razonable del instrumento financiero subyacente al contrato. A la inversa, el emisor de la opción asume la obligación de desprenderse de potenciales beneficios económicos futuros, o cargar con potenciales pérdidas, asociados en ambos casos con cambios en el valor razonable del instrumento financiero subyacente. El derecho contractual del tenedor y la obligación del emisor cumplen la definición de un activo financiero y un pasivo financiero, respectivamente. El instrumento financiero subyacente a un contrato de opción puede ser un activo financiero, como por ejemplo una acción o un instrumento que genere intereses. Para el emisor, la opción puede suponer una exigencia de emitir un instrumento de pasivo, en lugar de transferir un activo financiero, pero el instrumento subyacente a la opción seguiría siendo un activo financiero para el tenedor si la opción fuera ejercida. El derecho del tenedor a intercambiar los activos en condiciones potencialmente favorables, así como la obligación del emisor a intercambiar los activos en condiciones potencialmente desfavorables, son diferentes de los activos que se intercambiarán en el caso de que se ejercitase la opción. La naturaleza del derecho del tenedor y de la obligación del emisor no quedan afectadas por la posibilidad de que la opción sea ejercida. Una opción, de compra o venta, sobre un activo no financiero (tal como una mercancía), no da lugar al nacimiento de un activo o un pasivo de tipo financiero, porque no cumple los requisitos establecidos en las definiciones para la recepción o entrega de activos financieros, ni para el intercambio de instrumentos financieros.
A11. Otro ejemplo de instrumento financiero derivado es un contrato a plazo, que debe liquidarse en seis meses, en el cual una de las partes (el comprador) promete entregar 1.000.000 de unidades monetarias en efectivo a cambio de 1.000.000 de unidades de valor nominal de bonos del gobierno a interés fijo, mientras que la otra parte (el vendedor) promete entregar 1.000.000 de unidades de valor nominal de bonos del gobierno a interés fijo a cambio de 1.000.000 de unidades monetarias de efectivo. Durante los seis meses, ambas partes tienen un derecho contractual y una obligación contractual de intercambiar instrumentos financieros. Si el precio de mercado de los bonos del gobierno sube por encima de 1.000.000, las condiciones serán favorables para el comprador, y desfavorables para el vendedor, pero si el precio de mercado cae por debajo de 1.000.000, la situación será precisamente la contraria. El comprador tiene tanto un derecho contractual (un activo financiero, similar al derecho que le otorgaría poseer una opción de compra) como una obligación contractual (un pasivo financiero, similar a la obligación que tendría si hubiera emitido una opción de venta). El vendedor, por su parte, tiene tanto un derecho contractual (un activo financiero, similar al derecho que le otorgaría poseer una opción de venta) como una obligación contractual (un pasivo financiero, similar a la obligación que tendría de haber emitido una opción de compra). Como tales opciones, tales derechos y obligaciones contractuales constituyen activos y pasivos financieros, respectivamente, separados y distintos de los instrumentos financieros subyacentes (los bonos y el dinero a intercambiar). La diferencia más significativa entre una contrato a plazo y un contrato de opción es que, en el primero de ellos, ambas partes tienen la obligación de ejecutarlo en el momento convenido, mientras que en el segundo el intercambio sólo tiene lugar si el tenedor decide ejercer la opción, y se realiza en el momento en que decida ejecutarla.
A12. Muchos otros tipos de instrumentos derivados incorporan el derecho o la obligación de realizar un intercambio futuro, por ejemplo las permutas de divisas o de tasas de interés; los acuerdos sobre tasas de interés máximas, mínimas y medias; los compromisos para conceder préstamos; las líneas de emisión de pagarés y letras de cambio. Un contrato de permuta de tasas de interés puede ser contemplado como una variante de un contrato a plazo, en el que las partes acuerdan hacer una serie de intercambios futuros de efectivo, en la que unos importes se calculan con referencia a una tasa de interés variable y otros con referencia a una tasa de interés fijo. Los contratos de futuros son otra variante de los contratos a plazo, de los que se diferencian fundamentalmente en que están estandarizados y se negocian en mercados organizados.
Contratos sobre mercancías e instrumentos financieros ligados a mercancías
A13. Como se indica en el párrafo 14 de la presente Norma, los contratos que contemplan su liquidación únicamente por medio de la recepción o entrega de un activo físico (por ejemplo, una opción o un contrato de futuro o a plazo sobre plata) no son instrumentos financieros. Muchos contratos sobre mercancías son de este tipo. Algunos tienen formatos estandarizados y se negocian en mercados organizados, de la misma forma que los instrumentos financieros derivados. Por ejemplo, un contrato de futuro sobre mercancías puede estar diseñado para comprarse y venderse a cambio de una contrapartida en efectivo, porque se cotiza en bolsa y puede cambiar de titular muchas veces. No obstante, las partes que compran y venden el contrato están, efectivamente, comerciando con la mercancía subyacente. La posibilidad de comprar o vender un contrato de mercancías a cambio de efectivo, la facilidad con la que puede ser comprado o vendido y la posibilidad de negociar el cobro en efectivo, en lugar de recibir o entregar la mercancía física, no altera el carácter fundamental del contrato, en lo que se refiere a si crea o no con el mismo un instrumento financiero.
A14. Un contrato que implica la recepción o entrega de activos físicos no da lugar ni a un activo financiero, para una de las partes, ni a un pasivo financiero para la otra, a no ser que el pago correspondiente se demore hasta después de que tenga lugar la transferencia de los activos físicos. Tal es el caso de la compra o venta a crédito de existencias.
A15. Algunos contratos están ligados a mercancías, pero no implican su liquidación por medio de la entrega o recepción de mercancía. Por el contrario, especifican la liquidación a través de pagos de efectivo, los cuales no son importes fijos de dinero, sino que se determinan de acuerdo con una fórmula en el contrato. Por ejemplo, el principal de una obligación puede estar calculado, en el momento del vencimiento, aplicando el precio vigente en el mercado del petróleo a una cantidad fija de crudo. Así, el principal se indexa por referencia al precio de una mercancía, pero se liquida en efectivo. Tal modalidad de contrato crea un instrumento financiero.
A16. La definición de instrumento financiero comprende también a los contratos que dan lugar a un activo o pasivo no financiero junto con otro de carácter financiero. A menudo, tales instrumentos financieros conceden a una de las partes la opción de intercambiar un activo financiero por otro de carácter no financiero. Por ejemplo, una obligación ligada al precio del petróleo puede dar, al tenedor, el derecho de recibir una serie de intereses fijos periódicos y un importe fijo de dinero al vencimiento, con la opción de canjear el principal a reembolsar por una cantidad fija de crudo. La conveniencia de ejercitar esta opción variará con el tiempo, según el valor razonable de la razón de intercambio de dinero por petróleo (el precio de canje) inherente a la obligación. Las intenciones del obligacionista, relativas al ejercicio de la opción, no afectan a la esencia de los activos implicados en la operación. El activo financiero del tenedor y el pasivo financiero del emisor hacen de la obligación un instrumento financiero, con independencia de otros tipos de activos y pasivos que nazcan a consecuencia de esta operación.
A17. Aunque la Norma no ha sido desarrollada para aplicarla a contratos de mercancías u otros contratos que no cumplen la definición de instrumento financiero, la empresa puede considerar si es o no apropiado aplicar las partes relevantes de las normas de presentación a tales contratos.
Pasivos y patrimonio neto
A18. Es relativamente fácil, para los emisores, clasificar ciertos tipos de instrumentos según si son pasivos o de capital. Ejemplos de instrumentos de capital son las acciones ordinarias y las opciones que, de ser ejercitadas, exigirán del emisor la puesta en circulación de acciones ordinarias. Las acciones ordinarias no obligan al emisor a transferir activos a los accionistas, salvo cuando el emisor actúa formalmente en ese sentido, acordando una distribución, y queda por tanto obligado con los accionistas a hacerlo. Esta puede ser la situación que sigue a una declaración de dividendos, o cuando la empresa se encuentra en disolución y acuerda distribuir el patrimonio neto a los accionistas, tras la liquidación de los activos y el pago de los pasivos.
Instrumentos de deuda perpetua
A19. Normalmente, los instrumentos de deuda perpetua, tales como obligaciones, bonos y pagarés perpetuos, dan al tenedor el derecho contractual de recibir pagos en concepto de interés en fechas prefijadas, que se extienden indefinidamente en el futuro; incluso en ciertas ocasiones no existe el derecho de reembolso del principal o existe en unas condiciones que son improbables o se darán en un futuro muy lejano. Por ejemplo, una empresa puede emitir un instrumento financiero que contemple pagos anuales, a perpetuidad, iguales al 8% del nominal o del principal, que es igual a 1.000. Suponiendo que la tasa de interés de mercado, al emitir el instrumento, sea un 8%, el emisor asume una obligación contractual de realizar una serie de pagos por intereses futuros que tienen un valor razonable (valor presente neto) de 1.000. El tenedor y el emisor del instrumento tienen, respectivamente, un activo y un pasivo financiero por importe de 1.000, al que corresponde un ingreso y un gasto financiero, también respectivamente, por importe de 80 cada año, con duración perpetua.
Acciones preferidas
A20. Las acciones preferidas pueden incorporar diferentes tipos de derechos con preferencia a las demás. Al clasificar una acción preferida como parte del pasivo o del patrimonio neto, la empresa valora los derechos particulares que incorpora, con el fin de determinar si posee las características fundamentales de un pasivo financiero. Por ejemplo, una acción preferida que contempla la recompra en una fecha dada, o la recompra a voluntad del tenedor, cumple la definición de pasivo financiero, siempre que el emisor tenga la obligación de transferir activos financieros al tenedor de la acción. Una eventual imposibilidad, por parte del emisor, de satisfacer la deuda correspondiente al rescate de la acción preferida, cuando sea requerido contractualmente para ello, ya sea por motivos de falta de fondos o por restricciones legales, no niega el carácter de pasivo de la obligación contraída. Sin embargo la existencia de una hipotética opción, que pudiera ejercer el emisor, de rescatar las acciones, no satisface la definición de pasivo financiero, porque el emisor no tiene la obligación presente de transferir activos financieros a los accionistas. Las recompras de las acciones son únicamente a voluntad del emisor. No obstante, puede surgir una obligación, y por tanto un pasivo financiero, cuando el emisor de las acciones ejercite la opción, y comunique formalmente a los accionistas su intención de proceder a recomprar las acciones.
A21. Cuando las acciones preferidas sean del tipo no rescatable, la clasificación apropiada se determinará considerando otros derechos que puedan llevar incorporados. En el caso de que las distribuciones de dividendos a los tenedores de las acciones preferidas, ya tengan el carácter de acumulativas o no, sean a voluntad del emisor, dichas acciones se consideran como instrumentos de capital.
A22. El párrafo 23 de la Norma se aplica sólo a un número limitado de instrumentos compuestos, con el fin de que los emisores presenten por separado los componentes de pasivo y los componentes de patrimonio en sus balances de situación generales. El citado párrafo 23 no contempla los instrumentos compuestos desde la perspectiva de los tenedores de los susodichos instrumentos.
A23. Una forma habitual de instrumento financiero es un título de deuda acompañado de una opción inseparable de conversión, tal como un bono convertible en acciones del emisor. El párrafo 23 de la Norma exige, para el emisor de tal instrumento financiero, desde el comienzo de la operación, presentar los componentes de pasivo y el de patrimonio por separado en el balance de situación general.
(a) La obligación, por parte del emisor, de hacer unos pagos programados de intereses y de principal, constituye un pasivo financiero, que persistirá hasta tanto el instrumento no sea objeto de conversión. Al inicio de la operación, el valor razonable del componente de pasivo es el valor presente de la corriente contractual de flujos de efectivo futuros, descontada a la tasa de interés aplicado por el mercado, en ese momento, para instrumentos con una calificación de solvencia comparable, que den sustancialmente la misma cantidad de flujos de efectivo en los mismos plazos, pero que no incorporen la opción de conversión.
(b) El instrumento de capital es la opción inseparable de convertir el pasivo en patrimonio neto del emisor. El valor razonable de la opción se compone del valor temporal y, en su caso, del valor intrínseco. El valor intrínseco, para una opción u otro instrumento financiero derivado, es el eventual exceso del valor razonable del instrumento financiero subyacente sobre el precio contractual al que se adquiere, emite, vende o intercambia ese instrumento subyacente. El valor temporal del instrumento derivado es la diferencia entre el valor razonable y el valor intrínseco. El valor temporal está asociado con el periodo de tiempo hasta el vencimiento o caducidad del instrumento derivado. Refleja el importe de los ingresos que corresponden al tenedor del instrumento derivado por no poseer el instrumento subyacente, el costo que el tenedor del instrumento derivado se ha evitado, por no tener que financiar el instrumento subyacente, y el valor asignado a la probabilidad de que el valor intrínseco del instrumento derivado pueda incrementarse antes de su vencimiento o caducidad, debido a la volatilidad futura del valor razonable del instrumento subyacente. No es habitual que la opción inseparable, asociada a un bono o a un instrumento similar, tenga valor intrínseco en el momento de la emisión.
A24. El párrafo 28 de la Norma describe cómo pueden ser medidos los componentes de un instrumento financiero compuesto, cuando se está reconociendo en el balance de situación general. El ejemplo siguiente ilustra con mayor detalle cómo pueden ser hechas estas valoraciones.
Una empresa emite 2.000 bonos convertibles al comienzo del año 1. Los bonos son a tres años, y se emiten a la par con un valor nominal de 1.000 por título, lo que arroja un importe total de 2.000.000 para la entidad. El interés es postpagable, a una tasa anual del 6%. Cada bono es convertible, en el momento del vencimiento, en 250 acciones ordinarias.
Cuando los bonos se emiten, la tasa de interés vigente para un título de deuda similar, pero sin opción de conversión, es del 9%. En el momento de la emisión, el precio de mercado de las acciones ordinarias es de 3. Los dividendos esperados, en cada uno de los tres años de duración de los bonos, son de 0,14 por acción al final de cada año. La tasa de interés exenta de riesgo, para un periodo de tres años, es del 5%.
Valoración residual del componente de capital
Según este método, el componente de pasivo se valora primero, y la diferencia entre los fondos obtenidos por los bonos y el valor razonable del pasivo se asigna como valor del componente de capital. El valor actual neto del componente de pasivo se calcula usando una tasa de descuento del 9%, que es la tasa de interés para bonos similares sin derecho de conversión, como se muestra en el cálculo incluido a continuación
Valor actual neto del principal - 2.000.000 pagaderas al final del tercer año

Valor actual de los intereses - 120.000 postpagables durante tres años 
1.544.367


303.755
TOTAL COMPONENTE DE PASIVO
COMPONENTE DE NETO (por diferencia) 1.848.122
151.878
FONDOS OBTENIDOS DE LA EMISIÓN DE BONOS CONVERTIBLES 
2.000.000
Modelo de valoración de precios de opciones aplicado a la valoración del componente de capital
Pueden usarse modelos de valoración de precios de opciones para determinar, de forma directa, el valor razonable de las opciones, en lugar de utilizar el método por diferencia que se ha ilustrado en el cuadro anterior. Estos modelos son utilizados frecuentemente para valorar las transacciones día a día. Existen varios modelos disponibles, de los cuales el modelo de Black-Scholes es uno de los más conocidos, y todos ellos tienen diversas variantes. El ejemplo que sigue ilustra la aplicación de una versión del modelo de Black-Scholes, que emplea tablas disponibles en textos de finanzas y en otras fuentes. Los pasos para la aplicación de esta versión del modelo se muestran a continuación.
Este modelo requiere, en primer lugar, el cálculo de dos parámetros financieros que se usan en las tablas de valoración de opciones:
(i) La desviación típica de los cambios proporcionales en el valor razonable del activo subyacente a la opción, multiplicada por la raíz cuadrada del tiempo que falta hasta la caducidad de la opción de conversión.
Este importe se relaciona con el potencial de cambios favorables (y desfavorables) en el precio del activo subyacente a la opción, que en este caso son las acciones ordinarias de la empresa emisora de los bonos convertibles. La volatilidad de los rendimientos del activo subyacente se estima por medio de la desviación típica de los rendimientos. Cuanto más alta sea la citada desviación típica, más elevado será el valor razonable de la opción. En este ejemplo, la desviación típica de los rendimientos anuales de las acciones se supone que es del 30%. El periodo de tiempo hasta la caducidad del derecho de conversión es de tres años. La desviación típica de los cambios proporcionales en el valor razonable de las acciones, multiplicada por la raíz cuadrada del tiempo que falta hasta la caducidad, se determinará así:
0,3 x  3 =  0,5196
(ii)La relación entre el valor razonable del activo subyacente a la opción y el precio de ejercicio de la opción.
Este importe muestra el cociente entre el valor presente del activo subyacente a la opción y el costo que el tenedor de la misma debe pagar para obtener el activo, y está asociado con el valor intrínseco de la opción. Cuanto más alto sea este importe, mayor será el valor razonable de la opción. En este ejemplo, el valor de mercado de cada acción, en el momento de emisión de los bonos, es de 3. El valor actual neto de los dividendos esperados a lo largo de la vida del bono se deduce del precio de mercado, puesto que el pago de dividendos reduce el valor razonable de las acciones y, por tanto, también el valor razonable de la opción relacionada con ellas. El valor presente de un dividendo de 0,14 por acción al final de cada año, descontado a la tasa de interés exenta de riesgo del 5%, es de 0,3813. El valor presente neto del activo subyacente a la opción es, por tanto:
3 - 0,3813 = 2,6187 por acción
El valor presente de precio de ejercicio de la opción es 4 por acción, descontado a la tasa de interés exenta de riesgo del 5% en los tres años de duración de la emisión, suponiendo que los bonos se convierten al vencimiento, lo que supone 3,4554. La relación tiene, por tanto, un valor de:
2,6187 / 3,4554 = 0,7579
La opción de conversión del bono es un tipo más de opción de compra. La tabla de valoración para las opciones de compra indica que, para los dos importes calculados en este ejemplo (es decir, 0,5196 y 0,7579), el valor razonable de la opción es aproximadamente un 11,05% del valor razonable del activo subyacente.
El valor de las opciones de conversión puede, por tanto, ser calculado como:
0,1105 x 2,6187 por acción x 250 acciones
por bono x 2.000 bonos = 144.683
El valor razonable del componente de deuda del instrumento compuesto calculado según su valor actual neto, más el valor razonable de la opción calculada según el modelo de precio de las opciones de Black-Scholes, no arroja una suma igual a los 2.000.000 de fondos procedentes de la emisión de los bonos convertibles (es decir, 1.848.122 + 144.683 = 1.992.805). La pequeña diferencia puede ser objeto de prorrateo entre los valores razonables de los dos componentes, llegando así a un valor razonable de 1.854.794 para el pasivo, y a un valor razonable de 145.206 para la opción.
Compensación de activos financieros con pasivos financieros
A25. La Norma no contempla tratamiento especial para los llamados "instrumentos sintéticos", que son agrupaciones de instrumentos financieros separados, adquiridos y mantenidos para, de forma conjunta, poder emular las características de otro instrumento distinto. Por ejemplo, una deuda a largo plazo, de interés variable, junto con una permuta de tasas de interés que suponga recibir cobros variables y hacer pagos fijos es, en síntesis, una deuda a largo plazo con una tasa de interés fija. Cada uno de los componentes de un "instrumento sintético", por separado, representa un derecho o una obligación contractual con sus propias condiciones y plazos, y puede ser transferido o liquidado por separado de los demás. Cada componente se expone a riesgos que pueden ser distintos de los que afectan al resto de los componentes. De acuerdo con ello, cuando uno de los componentes de un "instrumento sintético" es un activo y otro es un pasivo, no son objeto de compensación a fin de presentar su valor neto en el balance de situación general de la empresa, a menos que se cumplan los criterios de compensación establecidos en el párrafo 33 de la Norma. El cumplimiento de estos requisitos es poco frecuente. Las informaciones complementarias a revelar, acerca de los plazos y condiciones significativas de cada instrumento financiero de los que componen el "instrumento sintético", se ofrecen, por parte de la empresa, con independencia de que exista o no esta forma de encadenamiento entre ellos, si bien la empresa puede indicar, además, la naturaleza de esta relación entre los componentes del instrumento sintético (véase el párrafo 51 de la Norma).
Presentación e información a revelar
A26. El párrafo 53 de la Norma contiene una lista de ejemplos con las cuestiones más importantes que, cuando son relevantes, son objeto de revelaciones específicas por parte de la empresa al  describir las políticas contables utilizadas. En cada caso, la empresa debe optar entre dos o más tratamientos contables diferentes. La siguiente discusión, elaborada a partir de los ejemplos del párrafo 53, suministra más ejemplos de circunstancias en las que la empresa informa acerca de sus políticas contables.
(a) Una empresa puede adquirir o emitir un instrumento financiero en el que las obligaciones de cada parte estén parcial o totalmente sin cumplir (lo que a veces se denomina contrato no ejecutado o incumplido). Tal instrumento financiero puede implicar un intercambio futuro, y su rentabilidad puede estar condicionada por un evento futuro. Por ejemplo, ni el derecho ni la obligación de realizar un intercambio, en el seno de un contrato a plazo, producen una transacción con el instrumento subyacente hasta el vencimiento del contrato, pero el derecho y la obligación correspondientes son, respectivamente, un activo y un pasivo financiero. De forma similar, una garantía financiera no exige, de quien la presta, asumir una obligación, con el emisor de la deuda garantizada, hasta que ocurre el evento de impago. La garantía es, no obstante, un pasivo financiero para quien la presta, porque supone para el mismo una obligación contractual de intercambiar un instrumento financiero (normalmente dinero) por otro (una cuenta a cobrar del deudor que no atendió el pago) bajo condiciones que le son potencialmente desfavorables.
(b) Una empresa puede implicarse en una transacción que, formalmente, constituya una adquisición o desapropiación directa de un instrumento financiero, pero no implica la transferencia de los riesgos y ventajas de tipo económico existentes en el mismo. Tal es el caso de algunos tipos de acuerdos de recompra y de recompra inversa. Por el contrario, una empresa puede adquirir o transferir a un tercero sus riesgos y ventajas sobre un instrumento financiero a través de una transacción que, formalmente, no implique la adquisición ni la desapropiación de la titularidad legal. Por ejemplo, al tomar un préstamo no revocable, la empresa puede poner como garantía ciertas cuentas a cobrar, y acordar usar los cobros de esas cuentas pignoradas sólo para pagar el préstamo y sus intereses.
(c) La empresa puede realizar una transferencia parcial o incompleta de un activo financiero. Por ejemplo, en una titulización la empresa adquiere o transfiere a la otra parte algunos, pero no todos, los beneficios económicos asociados con el instrumento financiero.
(d) La empresa puede estar obligada a, o puede intentar por ella misma, ligar dos o más instrumentos financieros individuales, para crear determinados activos con que cumplir determinadas obligaciones. Acuerdos como éste son, por ejemplo, los fideicomisos revocables, en los cuales ciertos activos financieros se van reservando con el fin de satisfacer una deuda al vencimiento, sin que tales activos hayan sido aceptados como medio de cancelación de la operación por parte del acreedor. También son ejemplos de estas operaciones los acuerdos de financiación irrevocable asegurada o los acuerdos para constituir fondos de amortización de préstamos.
(e) La empresa puede usar varias técnicas de gestión para minimizar su grado de exposición a los riesgos financieros. Tales técnicas son, entre otras, las coberturas de intereses con operaciones de conversión de tasas de interés fijas en tasas variables, o viceversa; la diversificación de riesgos; la mezcla de riesgos; los avales y algunos tipos de seguros (como por ejemplo las cauciones y los acuerdos de "mantener libre de perjuicio"). Estas técnicas, por lo general, reducen el nivel de exposición a pérdidas derivadas de uno o varios tipos de riesgos financieros, asociados con un instrumento financiero, e implican la asunción de formas adicionales, pero sólo parciales, de compensar la exposición al riesgo.
(f) La empresa puede ligar dos o más instrumentos financieros separados, juntos de forma nocional, en un instrumento "sintético", o por algunas finalidades diferentes que las descritas en los apartados (d) y (e) anteriores.
(g) La empresa puede adquirir o emitir un instrumento financiero por medio de una transacción en la que la contrapartida entregada a cambio del instrumento sea incierta. Tales transacciones pueden implicar pagos no monetarios o intercambios de varios activos.
(h) La empresa puede adquirir o emitir una obligación, un pagaré u otro instrumento monetario con un nominal o una tasa de interés que difiera del interés vigente en el mercado aplicable al instrumento en concreto. Entre tales instrumentos financieros se incluyen los bonos cupón cero y los préstamos hechos en condiciones aparentemente favorables, pero que incorporan formas de contraprestación no monetarias, como es el caso, por ejemplo, de los préstamos con bajo interés para los empleados.
A27. El párrafo 54 de la Norma contiene una lista de varias cuestiones a las que se refiere la empresa cuando informa sobre sus políticas contables, en caso de que las citadas cuestiones sean significativas de cara a la aplicación de la valoración a costo histórico. En el caso de incertidumbre sobre la cobrabilidad de los importes realizables en un activo financiero de tipo monetario, o cuando el valor razonable de un activo financiero desciende por debajo de su valor en libros por otras causas, la empresa indica las políticas utilizadas para determinar:
(a) cuándo reducir el valor en libros del activo;
(b) la cantidad en que se reduce el valor en libros;
(c) cómo reconocer los eventuales ingresos procedentes del activo, y
(d) si la reducción en el valor en libros puede revertir en el futuro, cuando las circunstancias cambien.

Fuente: http://IASB

  • Calificación Promedio: 0
  • Articulo visto: 2298 veces

Otros Articulos

 

Comentarios

 

Publicar Comentario

Nombre:

 

Pais:

 

Email:

 

Comentarios:


Inserta el Codigo: