Publicado: 2015-06-08 00:00:00

NORMA INTERNACIONAL DE CONTABILIDAD Nº 32 (NIC 32)

Por: IASB

Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar.

(Revisada en 1998)

Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar

En marzo de 1995, el Consejo del IASC aprobó la NIC 32, Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar.

En diciembre de 1998, el Consejo del IASC aprobó la NIC 39, Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición, junto con los siguientes cambios en la NIC 32:

(a) Párrafo 5 - añadiendo los requisitos exigidos para que los contratos sobre mercancías sean tratados contablemente como instrumentos financieros;

(b) Párrafo 5 - en el que se elabora el concepto de pasivo financiero (una empresa puede tener una obligación contractual que puede cancelar bien por medio de pago con activos financieros o mediante la entrega de sus propias acciones como si fueran pasivos financieros);

(c) Párrafo 43A - incluyendo un nuevo requisito relativo a la información a revelar sobre los objetivos y políticas concernientes a la gestión de riesgos financieros.

(d) Párrafo 52 - suprimiendo la primera frase.

(e) Párrafo 81 - eliminando el ajuste por los costos de transacción en la determinación del valor razonable; y

(f) Párrafo 83 - con una pequeña clarificación de la redacción, que no representa un cambio importante en el contenido.

La NIC 39 tiene vigencia para los estados financieros que cubran periodos iniciados en o después del 1 de enero del 2001. Su aplicación anterior esta permitida hasta el principio del periodo que termine con posterioridad a la entrada en vigor de la NIC 39 (15 de marzo de 1999). Los cambios efectuados en la NIC 32, por la NIC 39, tendrán vigencia en el momento que la empresa aplique la NIC 39.

Se han emitido dos Interpretaciones SIC que tienen relación con la NIC 32, se trata de las siguientes:

• SIC-5, Clasificación de Instrumentos Financieros - Cláusulas de Pago Contingentes, y

• SIC-16, Capital en Acciones - Recompra de Instrumentos de Capital Emitidos por la Empresa (Acciones en Cartera) 

ÍNDICE

 

Párrafos

Objetivo

 

Alcance

1-4

Definiciones

5-17

Presentación

18-41

Pasivos y  patrimonio neto

18-22

Clasificación, por parte del emisor, de los instrumentos compuestos

23-29

Intereses, dividendos, pérdidas y ganancias

30-32

Compensación de activos financieros con pasivos financieros

33-41

Información a revelar

42-94

Información a revelar acerca de las políticas de gestión del riesgo

43-46

Plazos, condiciones y  políticas contables

47-55

Riesgo de tasa de interés

56-65

Riesgo de crédito

66-76

Valor razonable

77-87

Activos financieros  medidos contablemente por encima de su valor razonable

88-90

Coberturas anticipadas de transacciones futuras

91-93

Otras informaciones a revelar

94

Disposición transitoria

95

Fecha de vigencia

96

Apéndice

 

Ejemplos de aplicación de la Norma

A1-A27

Definiciones

A3-A17

Pasivos y  patrimonio neto

A18-A24

Compensación de activos financieros con pasivos financieros

A25

Presentación e información a revelar

A26-A27

Instrumentos Financieros: Presentación e Información a Revelar

La parte normativa de este Pronunciamiento, que aparece en letra cursiva negrita, debe ser entendida en el contexto de las explicaciones y guías relativas a su aplicación, así como en consonancia con el Prólogo a las Normas Internacionales de Contabilidad. No se pretende que las Normas Internacionales de Contabilidad sean de aplicación en el caso de partidas no significativas (véase el párrafo 12 del Prólogo).

OBJETIVO

La naturaleza dinámica de los mercados financieros internacionales ha provocado el uso generalizado de una amplia variedad de instrumentos financieros, desde los instrumentos primarios tradicionales, tales como bonos, hasta las diversas formas de instrumentos derivados, tales como permutas de tasas de interés. El objetivo de esta Norma es mejorar la comprensión que los usuarios de los estados financieros tienen sobre el significado de los instrumentos financieros, se encuentren reconocidos dentro del balance de situación general o en notas complementarias, para la posición financiera, resultados y flujos de efectivo de la empresa.

La Norma prescribe ciertos requisitos a seguir para la contabilización de los instrumentos financieros dentro del balance de situación general, e identifica la información a revelar que debe ser suministrada acerca de los instrumentos contabilizados (reconocidos) y de los instrumentos fuera del balance general (no reconocidos). La normativa sobre contabilización se refiere a la clasificación de los instrumentos financieros como pasivos o como patrimonio neto; de los intereses, dividendos, pérdidas y ganancias relacionados con ellos, así como de las circunstancias bajo las cuales los activos y los pasivos financieros deben ser objeto de compensación. La normativa referente a la información a revelar se refiere a la descripción de factores que afectan al importe, fecha de aparición y certidumbre de los flujos futuros de la empresa relacionados con instrumentos financieros, así como a las políticas contables aplicadas a dichos instrumentos. Además, la Norma aconseja a las empresas dar información acerca de la naturaleza e importancia del uso de instrumentos financieros, los propósitos para los que se usan, los riesgos asociados con ellos y las políticas que la empresa utiliza para controlar tales riesgos.

ALCANCE

1. Esta Norma debe ser aplicada al presentar y revelar información sobre cualquier tipo de instrumento financiero, ya esté reconocido en el balance de situación general o no, salvo en los casos siguientes:

(a) inversiones en subsidiarias, tal como se definen en la NIC 27, Estados Financieros Consolidados y Contabilización de las Inversiones en Subsidiarias;

(b) inversiones en empresas asociadas, tal como se definen en la NIC 28, Contabilización de las Inversiones en Empresas Asociadas;

(c) Inversiones en negocios conjuntos, tal como se definen en la NIC 31, Información Financiera de los Intereses en Negocios Conjuntos;

(d) obligaciones de los empleadores y de los planes de todo tipo para conceder beneficios post-empleo a los trabajadores, incluidos los planes de pensiones por jubilación, tal como se describen en la NIC 19, Beneficios a los empleados, y en la NIC 26, Contabilización e Información Financiera sobre Planes de Beneficios por Retiro;

(e) obligaciones de los empleadores derivadas de las opciones sobre compra de acciones, así como de los planes de compra de acciones para los empleados, y

(f) obligaciones derivadas de los contratos de seguro.

2. Aunque esta Norma no es de aplicación a las inversiones que una empresa tenga en sus subsidiarias, es aplicable a todos los instrumentos financieros incluidos en los estados financieros consolidados de la controladora, con independencia de si tales instrumentos se han emitido o comprado por parte de la controladora o de la subsidiaria. De forma similar, esta Norma resulta de aplicación a los instrumentos financieros emitidos o comprados por un negocio conjunto, e incluidos en los estados financieros de cualquiera de los copartícipes, ya sea directamente o a través de la consolidación proporcional.

3. Para los propósitos de esta Norma, un contrato de seguro es un acuerdo que expone al asegurador a riesgos definidos de pérdida por sucesos o circunstancias ocurridos o descubiertos a lo largo de un periodo determinado, incluyendo muerte (en el caso de pagos periódicos, supervivencia del asegurado), enfermedad, discapacidad, daños en inmuebles, daños a terceros o interrupción de la actividad de la empresa. No obstante, se aplicarán las disposiciones de esta Norma cuando el instrumento financiero, aunque tome la forma de un contrato de seguro, implique fundamentalmente la transferencia de riesgos financieros (véase el párrafo 43), lo que sucede, por ejemplo, con algunos tipos de reaseguro financiero o con contratos de inversiones de rendimiento garantizado emitidos tanto por compañías de seguros como por otras empresas. Se aconseja, a las empresas que posean obligaciones derivadas de contratos de seguros, a considerar la conveniencia de aplicar las disposiciones de esta Norma al presentar en los estados financieros y revelar en las notas información relativa a tales compromisos.

4. Algunas otras Normas Internacionales de Contabilidad, específicas para ciertos tipos de instrumentos financieros, contienen disposiciones adicionales respecto a la presentación en los estados financieros y la información a revelar en notas sobre los mismos. Por ejemplo, la NIC 17, Arrendamientos, y la NIC 26, Contabilización e Información Financiera sobre Planes de Beneficio por Retiro, incorporan requisitos específicos de presentación y revelación de información referentes a los arrendamientos financieros y a las inversiones procedentes de los planes de pensiones. Además, son de aplicación a los instrumentos financieros las disposiciones contenidas en otras Normas Internacionales de Contabilidad, particularmente lo contenido en la NIC 30, Informaciones a Revelar en los Estados Financieros de los Bancos e Instituciones Financieras Similares.

DEFINICIONES

5. Los siguientes términos se usan, en el presente Pronunciamiento, con el significado que a continuación se especifica:

Un instrumento financiero es un contrato que da lugar, simultáneamente, a un activo financiero en una empresa y a un pasivo financiero o un instrumento de capital en otra empresa.

Los contratos sobre mercancías, que dan a una cualquiera de las partes el derecho de cancelar la operación en efectivo o por medio de otro instrumento financiero cualquiera deben ser tratados contablemente como si fueran instrumentos financieros, con la excepción de los contratos de mercancías que: (a) se iniciaron, y todavía continúan, con la intención de cumplir con las exigencias impuestas por una venta, una compra o una utilización que la empresa espera, (b) desde su comienzo fueron señalados para tales propósitos, y (c) se espera cancelar mediante la entrega física de los bienes.

Un activo financiero es todo activo que posee una cualquiera de las siguientes formas:

(a) efectivo;

(b) un derecho contractual a recibir efectivo u otro activo financiero por parte de otra empresa;

(c) un derecho contractual a intercambiar instrumentos financieros con otra empresa, en condiciones que son potencialmente favorables, o

(d) un instrumento de capital de otra empresa.

Un pasivo financiero es un compromiso que supone una obligación contractual:

(a) de entregar dinero u otro activo financiero a otra empresa, o

(b) de intercambiar instrumentos financieros con otra empresa, bajo condiciones que son potencialmente desfavorables.

Una empresa puede tener una obligación contractual que puede cancelar bien por medio de pago con activos financieros o mediante la entrega de sus propias acciones. En tal caso, si el número de acciones propias exigidas para cancelar la obligación se modifica con los cambios en el valor razonable de las mismas, de manera que el valor razonable total de las acciones entregadas sea igual al importe de la obligación contractual a satisfacer, el tenedor de la obligación no está expuesto al riesgo de pérdidas o ganancias por fluctuaciones en el valor de las acciones. Tal obligación debe ser contabilizada como si fuera un pasivo financiero por parte de la empresa deudora.

Un instrumento de capital es cualquier contrato que ponga de manifiesto intereses en los activos netos de una empresa, una vez han sido deducidos todos sus pasivos.

Son activos y pasivos financieros de carácter monetario (también denominados instrumentos financieros monetarios), los activos y pasivos financieros a recibir o pagar en forma de importes fijos o determinables de dinero.

Valor razonable es el importe por el cual puede ser intercambiado un activo entre un comprador y un vendedor experimentados, o puede ser cancelada una obligación entre un deudor y un acreedor con experiencia, que realizan una transacción libre.

Valor de mercado es la cantidad que se puede obtener por la venta, o que se puede pagar por la adquisición, de un instrumento financiero en un mercado activo.

6. En esta Norma, los términos "contrato" o "contractual" hacen referencia a un acuerdo entre dos o más partes que produce, a las partes implicadas, claras consecuencias económicas que tienen poca o ninguna capacidad de evitar, ya que el cumplimiento del acuerdo es exigible legalmente. Los contratos, y por tanto los instrumentos financieros asociados, pueden tomar una gran variedad de formas, y no precisan ser fijados por escrito.

7. Para los propósitos de la definición del párrafo 5, el término "empresa" hace referencia tanto a empresarios individuales como a formas asociativas entre empresarios, así como a sociedades legalmente establecidas y entidades gubernativas.

8. En los términos usados para definir activos y pasivos financieros, se incluyen las palabras "activo financiero" e "instrumento financiero", pero tales definiciones no son circulares. Cuando existe un derecho contractual o una obligación para intercambiar instrumentos financieros, los instrumentos correspondientes ya intercambiados dan lugar al nacimiento de activos financieros, pasivos financieros o instrumentos de capital. Es más, se puede llegar a establecer una cadena de derechos u obligaciones contractuales, pero en último extremo se desembocará en el cobro o pago de dinero, o bien en la adquisición o emisión de un instrumento de capital.

9. Entre los instrumentos financieros se incluyen tanto los instrumentos primarios, tales como cuentas a pagar, partidas por cobrar o participaciones en la propiedad de las empresas, como los instrumentos derivados, tales como opciones, futuros y contratos a plazo de tipo financiero, permutas de tasas de interés y permutas de divisas. Los instrumentos financieros derivados, estén o no reconocidos en el balance de situación general, cumplen la definición de instrumentos financieros y, por tanto, quedan sujetos a las disposiciones de esta Norma.

10. Los instrumentos financieros derivados crean derechos y obligaciones, que tienen el efecto de transferir uno o varios de los riesgos financieros, inherentes a un instrumento financiero primario subyacente, entre las partes que intervienen en la operación. Los instrumentos derivados no producen necesariamente, ni en el comienzo del contrato ni al llegar a la madurez del mismo, la transferencia del instrumento financiero primario subyacente.

11. Los activos tangibles, tales como inventarios, propiedades, planta y equipo, bienes en régimen de arrendamiento financiero y los activos intangibles, tales como patentes y marcas, no son activos financieros. El control de tales activos, sean tangibles o no, crea una oportunidad para generar entradas de efectivo u otros activos, pero no da lugar al nacimiento de un derecho presente a recibir efectivo u otros activos financieros.

12. Ciertos activos, tales como los gastos pagados por anticipado, para los cuales los beneficios económicos futuros consisten en la recepción de bienes o servicios, más que en el derecho de recibir dinero u otros activos financieros, no son activos financieros. De forma similar, partidas tales como los cobros anticipados y la mayor parte de las obligaciones en especie, no son pasivos financieros, porque la probable salida de beneficios económicos asociados con ellos consiste en la entrega de bienes o servicios, más que de dinero u otro activo financiero.

13. Los derechos u obligaciones que no son de naturaleza contractual, tales como el impuesto sobre las ganancias, que surge como resultado de una obligación legal impuesta por el gobierno, no constituyen activos ni pasivos financieros. La contabilización del impuesto sobre las ganancias se llevará a cabo de acuerdo con la NIC 12, Impuesto sobre las Ganancias.

14. Los derechos y las obligaciones contractuales, que no impliquen la transferencia de un activo financiero, caen fuera del alcance de la definición de instrumento financiero. Por ejemplo, algunos derechos (obligaciones) contractuales, tales como los que surgen en un contrato de futuros sobre mercancías, pueden ser cancelados sólo mediante la recepción (entrega) de activos no financieros. De forma similar, los derechos (obligaciones) contractuales tales como los que nacen en un arrendamiento operativo para el uso de un activo material, pueden únicamente ser cancelados mediante la recepción (prestación) de servicios. En ambos casos, el derecho contractual de una de las partes a recibir un activo o un servicio no financiero, y la correspondiente obligación de la otra parte, no establecen un derecho o una obligación presente, para las partes, de recibir, entregar o intercambiar un activo financiero.

15. La posibilidad de ejercitar un derecho contractual, o la exigencia de satisfacer una obligación contractual, puede ser absoluta, o bien puede depender de la ocurrencia de un evento futuro. Por ejemplo, un aval financiero establece un derecho contractual, por parte del prestamista, a recibir dinero del avalista, y a la vez establece una obligación para el avalista de pagar al prestamista, si el prestatario no hace el reembolso. El derecho y la obligación contractuales existen por causa de una transacción o evento ocurrido en el pasado (la prestación del aval), incluso cuando la posibilidad por parte del prestamista de ejercitar su derecho, y la exigencia para el avalista de cumplir con su obligación, sean ambas de carácter contingente, dependiendo de un futuro acto de impago por parte del prestatario. Un derecho o una obligación de tipo contingente, cumplen la definición de activo financiero y de pasivo financiero, incluso aunque muchos de tales activos y pasivos no cumplan las condiciones para su reconocimiento como elementos de los estados financieros.

16. La obligación, por parte de la empresa, de emitir o entregar sus propios instrumentos de  capital, como es el caso de las opciones o los compromisos de emisión de acciones, es en sí misma un instrumento de capital, no un pasivo financiero, ya que la empresa no está obligada a entregar dinero u otro activo financiero. De forma similar, el costo incurrido por un empresa para comprar el derecho a rescatar sus propios instrumentos de capital en poder de terceros, constituye una reducción de su patrimonio neto, nunca un activo financiero.(1)

(1) Véase también la Interpretación SIC - 16, Capital en Acciones - Recompra de Instrumentos de Capital Emitidos por la Empresa (Acciones en Cartera).

17.  Los intereses minoritarios que aparecen en el balance general consolidado de una empresa, tras consolidar una subsidiaria, no son ni pasivos financieros ni instrumentos de capital para la empresa. En los estados consolidados, la empresa presenta los intereses de terceros en el patrimonio neto, y en las ganancias netas de sus subsidiarias, de acuerdo con la NIC 27, Estados Financieros Consolidados y Contabilización de las Inversiones en Subsidiarias. De conformidad con lo anterior, un instrumento financiero clasificado como instrumento de capital por una determinada subsidiaria, se eliminaría con los que tiene la controladora, o se presentaría en el balance consolidado como intereses minoritarios, separados del patrimonio neto correspondiente a los accionistas de la controladora. Un instrumento financiero, clasificado como pasivo financiero por una subsidiaria, permanecería como tal en el balance consolidado confeccionado por la controladora, a no ser que procediera su eliminación en el caso de reflejar una operación intragrupo. El tratamiento contable, por parte de la controladora, en los estados consolidados, no afecta al criterio de presentación, por parte de la subsidiaria, de sus propios estados financieros.

PRESENTACIÓN

Pasivos y patrimonio neto

18. El emisor de un instrumento financiero debe clasificarlo, desde el momento en que lo reconoce por primera vez, ya sea en su totalidad o en cada una de sus partes integrantes, como de pasivo o de capital, de conformidad con la esencia del acuerdo contractual y con las definiciones de pasivo financiero y de instrumento de capital.(2)

(2) Véase también la Interpretación SIC-5, Clasificación de Instrumentos Financieros - Cláusulas de Pago Contingentes.

19. Es la esencia económica de un instrumento financiero, por encima de su forma legal, la que ha de guiar la clasificación que el emisor debe darle en el balance de situación general. Si bien la sustancia y la forma suelen habitualmente coincidir, no siempre son iguales. Por ejemplo, algunos instrumentos financieros toman la forma legal de instrumentos de capital pero son, en esencia, pasivos; así como otros pueden combinar ciertas características asociadas con instrumentos de capital y algunas otras asociadas con pasivos financieros. La clasificación de un determinado instrumento se hace sobre la base de una evaluación de su contenido sustancial, cuando se reconoce por primera vez. Esta clasificación se mantiene en cada fecha en que se presenten estados financieros hasta que el instrumento desaparezca como elemento patrimonial de la empresa.

20. Al diferenciar un pasivo financiero de un instrumento de capital, la característica clave es la existencia de una obligación contractual, que recae sobre una de las partes implicadas en el instrumento financiero (el emisor), consistente en entregar dinero u otro instrumento financiero a la otra parte (el tenedor), bajo condiciones que son potencialmente desfavorables para el emisor. Cuando tal obligación contractual existe, el instrumento cumple la definición de pasivo financiero, con independencia de la manera en la que sea cancelada la obligación contractual. Una eventual restricción, sobre la posibilidad que el emisor tiene de satisfacer la obligación, tal como la falta de acceso a divisas o la necesidad de obtener aprobación para el pago por parte de una autoridad reguladora, no anula la obligación del emisor ni el derecho del tenedor con respecto al instrumento financiero en cuestión.

21. Cuando un instrumento financiero no da lugar a la obligación contractual, por parte del emisor, de entregar dinero u otro activo financiero, o bien de intercambiarlo por otro instrumento financiero en condiciones que le son potencialmente desfavorables, se trata de un instrumento de capital. Aunque el comprador de un instrumento de capital puede tener derecho a recibir una proporción de los eventuales dividendos u otras distribuciones de partidas del patrimonio neto, el emisor no tiene la obligación contractual de llevar a cabo tales distribuciones.

22. Cuando una acción preferida, en sus condiciones de emisión, prevé su recompra obligatoria por parte del emisor, en condiciones de importe y fecha prefijados, o perfectamente determinables, o bien da al tenedor el derecho de exigir, frente al emisor, el rescate en o a partir de una fecha, por un importe fijo o determinable, el instrumento cumple la definición de pasivo financiero, y se clasifica como tal en el balance de situación general. Una acción preferida que no establece explícitamente tal obligación contractual, puede sin embargo hacerlo indirectamente a través de ciertos plazos y condiciones. Por ejemplo, una acción preferida, que no contemple la recompra obligatoria o la recompra a voluntad del tenedor, puede sin embargo incorporar el derecho a un dividendo obligatorio creciente, de manera que, en un futuro predeterminado, el rendimiento por dividendos puede estar programado en una tasa tan alta que el emisor se vea impelido, por razones económicas, a recomprar el instrumento. En tales circunstancias, la clasificación como pasivo financiero es la apropiada, porque el emisor tiene poca o ninguna discrecionalidad para evitar la recompra del citado instrumento. De forma similar, si un instrumento financiero calificado como acción da al tenedor la opción de exigir su recompra cuando ocurra un evento cuya probabilidad es alta, la clasificación, desde el mismo momento de su emisión como pasivo financiero, reflejará la esencia del mencionado instrumento.

Clasificación, por parte del emisor, de los instrumentos compuestos

23. El emisor de un instrumento financiero que contenga simultáneamente un elemento de pasivo y otro de capital, debe clasificar cada parte del instrumento por separado, de acuerdo con lo establecido en el párrafo 18.

24. La Norma exige presentar por separado, en el seno del balance de situación general del emisor, los elementos de pasivo y de patrimonio neto creados a partir de un único instrumento financiero. Puesto que, normalmente, el hecho de que el elemento de pasivo y el de patrimonio hayan sido creados en un solo instrumento, es un asunto más de forma que de fondo, puesto que podría haber utilizado dos o más instrumentos independientes, la situación financiera del emisor quedará representada más fielmente presentando por separado, y de acuerdo con su naturaleza, los componentes de pasivo y de patrimonio contenidos en el instrumento financiero compuesto.

25. Para propósitos de presentación del balance de situación general, el emisor reconocerá por separado las partes componentes de un instrumento financiero que, simultáneamente, crea un pasivo financiero básico para el emisor, y otorga al tenedor del instrumento la opción de convertirlo en otro instrumento de capital del emisor. Un ejemplo de lo anterior son las obligaciones o instrumentos similares que son convertibles, a voluntad del tenedor, en instrumentos de capital del emisor. Desde la perspectiva del emisor, tal instrumento tiene dos componentes: un pasivo financiero (un acuerdo contractual para entregar dinero u otro activo financiero) y un instrumento de capital (una opción de adquisición, dando al tenedor, por un cierto periodo de tiempo, el derecho a convertirlo en acciones ordinarias del emisor). El efecto económico de emitir tal instrumento es, esencialmente, el mismo que si hubiera emitido, de forma simultánea, un instrumento de pasivo con una cláusula de vencimiento próximo, y un conjunto de certificados de opción para la adquisición de acciones, o bien un instrumento de pasivo que se emite junto con certificados de opción separados para la compra de acciones. De acuerdo con lo anterior, tanto en este caso como en otros similares, el emisor presentará en su balance de situación general, por separado, los elementos de deuda y los de patrimonio.

26. La clasificación de los componentes de pasivo y capital de un instrumento convertible no se revisa como consecuencia de un cambio en la probabilidad de que una opción de conversión sea ejercitada, incluso cuando el eventual ejercicio de la opción pueda parecer que se ha vuelto económicamente ventajoso para algunos tenedores. Puede ser que los poseedores del instrumento no se comporten siempre como se pudiera esperar porque, por ejemplo, las consecuencias fiscales de la conversión pueden ser diferentes entre unos y otros tenedores. Es más, las posibilidades de conversión pueden cambiar con el tiempo. La obligación, por parte del emisor, de hacer pagos futuros permanece vigente hasta que se extingue por conversión, vencimiento del instrumento o cualquier otra transacción que lo cancele.

27. Un instrumento financiero puede contener componentes que no sean, para el emisor, ni pasivos financieros ni instrumentos de capital. Por ejemplo, un determinado instrumento puede dar al poseedor el derecho a recibir en pago un activo no financiero, por ejemplo mercancías, y a la vez una opción para canjear ese derecho por acciones del emisor. El emisor reconocerá y presentará, también en este caso, el instrumento de capital (la opción de canje) por separado del componente de pasivo del instrumento compuesto. Por tanto, el criterio de separación se mantiene con independencia de que las obligaciones sean financieras o no.

 28. Esta Norma no trata de la medición de los activos o pasivos financieros, ni de la correspondiente a los instrumentos de capital, y por tanto no prescribe ningún método particular para asignar un valor en libros a los elementos de pasivo o de patrimonio, que estén contenidos en un único instrumento. Los métodos que se pueden seguir para ello son los siguientes:

(a) asignar al componente cuya medición sea menos fácil (que será a menudo el instrumento de capital el importe residual después de deducir del conjunto del instrumento el valor, determinado independientemente, del componente que es más fácilmente medible; o bien

(b) medir por separado los componentes de pasivo y de patrimonio neto y, en la medida necesaria, ajustar tales importes prorrateando la diferencia de manera que la suma de ambos iguale el valor del instrumento considerado en su conjunto.

La suma de los valores en libros asignados, en el momento del reconocimiento inicial, a los componentes de pasivo y de patrimonio del instrumento financiero será igual al valor en libros que tendría el instrumento en su conjunto. Por tanto, no se derivan ni ganancias ni pérdidas del reconocimiento y presentación, por separado, de los componentes del instrumento en cuestión.

29. Utilizando el primero de los métodos de medición descritos en el párrafo 28, el emisor de una obligación convertible en acciones ordinarias determina, en primer lugar, el valor en libros del pasivo financiero descontando la corriente de pagos futuros, compuesta de intereses y principal, a la tasa vigente en el mercado para obligaciones similares que no tengan asociado el componente de convertibilidad. A continuación, puede determinar el valor del instrumento de capital, representado por la opción de conversión en acciones, deduciendo el valor en libros, hallado para el pasivo financiero, del importe total del instrumento considerado en su conjunto. Por el contrario, utilizando el segundo de los métodos, el emisor determinará el valor de la opción directamente, ya sea por referencia al valor razonable de una opción similar, en caso de que exista, o usando un modelo de determinación de precios de opciones. El valor hallado para cada componente es ajustado, a continuación, prorrateando en la medida necesaria para asegurar que la suma de los valores, asignados a uno y otro componente, iguala el importe de la contrapartida recibida a cambio de una obligación convertible.

Intereses, dividendos, pérdidas y ganancias

30. Los intereses, dividendos, pérdidas y ganancias relativas a un instrumento clasificado como pasivo financiero, o a una de sus partes integrantes, deben ser calificados en el estado de resultados como gastos o ingresos. Las distribuciones hechas a los tenedores de un instrumento financiero clasificado como de capital deben ser adeudadas, por parte del emisor, directamente contra el patrimonio neto.

31. La clasificación concreta de cada instrumento financiero en el balance de situación general determina si los intereses, dividendos, pérdidas o ganancias relativas al mismo, se han de considerar como gastos o ingresos al presentar el estado de resultados. Así, los pagos de dividendos de acciones clasificadas como pasivos financieros se registran como gastos, de la misma forma que se haría con los intereses de las obligaciones, y se presentan como tales gastos en el estado de resultados. De manera similar, las pérdidas y ganancias asociadas con la recompra o refinanciación de instrumentos clasificados como pasivos financieros, se registran y presentan en el estado de resultados, mientras que las que proceden del rescate de instrumentos clasificados como de capital se registran y presentan como movimientos en las partidas del patrimonio neto.

32. Los dividendos clasificados como gastos pueden ser presentados, en el estado de resultados, bien como el resto de los intereses de otras deudas, bien como partidas separadas. La presentación de los intereses y dividendos está sujeta a lo establecido en la NIC 1, Presentación de Estados Financieros, en la NIC 30, Informaciones a Revelar en los Estados Financieros de los Bancos e Instituciones Financieras Similares y en la NIC 39, Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición. En ciertas circunstancias, debido a las diferencias significativas entre intereses y dividendos en materias tales como la deducibilidad fiscal, puede ser deseable presentar por separado las dos rúbricas en el estado de resultados. La presentación de las partidas que reflejan el efecto impositivo se hace de acuerdo con la NIC 12, Impuesto sobre las Ganancias.

Compensación de activos financieros con pasivos financieros

33. Un activo financiero y un pasivo financiero deben ser objeto de compensación, de manera que se presente en el balance de situación general el importe neto, siempre que la empresa:

(a) tenga el derecho, exigible legalmente, de compensar los importes reconocidos en los citados instrumentos, y

(b) tenga la intención de pagar la cantidad neta, o de realizar el activo y, de forma simultánea, proceder al pago del pasivo.

34. Esta Norma exige la presentación de los activos y pasivos financieros compensados entre sí, cuando ello sea reflejo de los flujos de efectivo esperados por la entidad al liquidar dos o más instrumentos financieros separados. Cuando la empresa tiene el derecho de recibir o pagar un único importe, y tiene además la intención de hacerlo así, posee efectivamente un único activo o pasivo financiero, respectivamente. En cualquier otro caso, los activos y los pasivos financieros se presentarán por separado unos de otros, dentro de las clasificaciones que resulten consistentes con las características que, como recursos u obligaciones, tengan para la empresa.

35. El hecho de compensar un activo financiero reconocido con un pasivo financiero reconocido, presentando el importe neto de ambos, no equivale a dejar de reconocer el activo o el pasivo financiero. Mientras la compensación no da lugar a reconocer pérdidas o ganancias, el hecho de dejar de reconocer un instrumento financiero no sólo implica la desaparición de la partida previamente reconocida en el balance de situación general, sino también puede dar lugar al reconocimiento de una ganancia o una pérdida.

36. La posibilidad de compensar es un derecho que la ley puede otorgar al deudor, adquirido por contrato o por otro medio distinto, que le faculta a pagar, o eliminar de otra forma, la totalidad o una parte de la cantidad debida al acreedor, mediante reducción de la cantidad que éste le adeuda en virtud de un instrumento diferente. En circunstancias excepcionales, el deudor puede tener el derecho por ley a compensar una cantidad que le adeuda un tercero con el importe que debe al acreedor, suponiendo que exista un acuerdo entre las tres partes que establezca claramente el derecho del deudor para hacer tal compensación. Puesto que el derecho a compensar es de naturaleza jurídica, las condiciones en que se apoya tal derecho pueden variar de una jurisdicción a otra, y por eso debe tenerse cuidado al determinar qué legislación cabe aplicar a las relaciones entre las partes implicadas.

37. La existencia de un derecho efectivo a compensar un activo y un pasivo financiero, afectará al conjunto de derechos y obligaciones asociados con los activos y los pasivos financieros correspondientes, y puede afectar significativamente al nivel de exposición, por parte de la empresa, a los riesgos de crédito y de liquidez. No obstante, la existencia del derecho, por sí misma, no es una causa suficiente para la compensación. Si se carece de intención, ya sea para ejercitar el derecho o para liquidar simultáneamente las dos posiciones, no resultarán afectados ni el importe ni la fecha de aparición de los futuros flujos de efectivo en la empresa derivados de ambos instrumentos. Sin embargo, cuando la empresa tiene intención de ejercitar el derecho o de liquidar simultáneamente, la presentación en términos netos refleja más apropiadamente el importe y fecha de aparición de los flujos de efectivo esperados en el futuro, así como los riesgos a que tales flujos están sometidos. La intención, ya sea de una o ambas partes, de liquidar en términos netos, sin el correspondiente derecho para hacerlo, no es suficiente para justificar la compensación, puesto que los derechos y las obligaciones asociados con el activo financiero o el pasivo financiero, individualmente considerados, permanecen inalterados.

38. Las intenciones de la empresa, respecto a la liquidación de activos y pasivos concretos, pueden estar influidas por sus prácticas comerciales habituales, por las exigencias de los mercados financieros o por otras circunstancias, que pueden limitar la posibilidad de liquidar o no liquidar simultáneamente los instrumentos. Si una empresa tiene el derecho de compensar, pero no tiene intención de liquidar en términos netos, o de realizar el activo y pagar el pasivo de forma simultánea, el efecto de tal derecho en la exposición de la empresa al riesgo de crédito se presentará de acuerdo con lo establecido en el párrafo 66.

39. La liquidación simultánea de dos instrumentos financieros puede hacerse, por ejemplo, a través de operaciones de compensación en mercados organizados o mediante canje de documentos acreditativos. En tales circunstancias, los flujos de efectivo serán, efectivamente, equivalentes a una única cantidad neta, y no existe exposición al riesgo de crédito o de liquidez. En otras circunstancias, la empresa puede liquidar dos instrumentos mediante cobros y pagos independientes, resultando así expuesta al riesgo de crédito por el importe total del activo o al riesgo de liquidez por el importe total del pasivo. Tales exposiciones al riesgo pueden ser significativas, aunque tengan una duración relativamente breve en el tiempo. De acuerdo con lo anterior, se considera que la realización de un activo financiero es simultánea con la cancelación de un pasivo financiero, sólo cuando las transacciones ocurren en el mismo momento.

40. No se satisfacen, por lo general, las condiciones establecidas en el párrafo 33, y por tanto es usualmente inapropiado realizar compensaciones cuando:

(a) se utilizan varios instrumentos financieros diferentes para emular las características de un único instrumento financiero (por ejemplo en el caso de los "instrumentos sintéticos");

(b) los activos y los pasivos financieros surgen a partir de instrumentos financieros que tienen, en su origen, el mismo grado de exposición al riesgo, pero implican a terceros que son diferentes (por ejemplo, activos y pasivos en una misma cartera de contratos financieros a plazo u otros instrumentos derivados);

(c) los activos, financieros o no, se utilizan como garantías que cubren pasivos financieros que suponen obligaciones no revocables;

(d)  activos financieros que han sido depositados por un deudor con la intención de liberarse de una obligación, pero que no han sido aceptados por el acreedor como forma de pago de la misma (por ejemplo un acuerdo de constituir un fondo de amortización de un préstamo);

(e) deudas incurridas como resultado de sucesos que han dado lugar a pérdidas, cuyos importes se espera recuperar de un tercero como consecuencia de una reclamación hecha en virtud de una póliza de seguro.

41. La empresa que suscribe varias transacciones de instrumentos financieros con una sola contraparte puede entrar en un "acuerdo básico de compensación" con ella. Tal acuerdo contempla una única liquidación, por compensación, de todos los instrumentos financieros acogidos al mismo en caso de impago o de terminación de cualquiera de los contratos. Este tipo de acuerdos son usados, habitualmente, por instituciones financieras para suministrar protección contra pérdidas, ya sea en caso de insolvencia o en otras situaciones que imposibiliten a la otra parte para cumplir con sus obligaciones. Un acuerdo básico de compensación, por lo general, crea un derecho a compensar que se convierte en exigible, y por tanto afecta a la realización o liquidación de activos y pasivos financieros individuales, sólo cuando se dan determinadas situaciones de insolvencia o en otras circunstancias anormales dentro del curso ordinario de las actividades de la empresa. Un acuerdo básico de compensación no cumple las condiciones para compensar

  • Calificación Promedio: 0
  • Articulo visto: 1409 veces

Otros Articulos

 

Comentarios

 

Publicar Comentario

Nombre:

 

Pais:

 

Email:

 

Comentarios:


Inserta el Codigo: